Francisco Isla a propósito de Halloween: “Nuestra sociedad está más conectada a la globalización, somos permeables a las influencias”

En los tiempos que corren, ya sea por la globalización que tiene todo al alcance de un clic, o de la penetración de la Industria Cultural con una falsa identidad de lo que es objeto de ser considerado como universal y de lo que sería particular y propio de cada cultura, es que instancias de divertimento como Halloween, que tan solo una década atrás solo podía ser presenciada a partir de películas del género del terror, hoy son toda una realidad y tendrán a más de alguno o alguna este viernes yendo a buscar un dulce, o a lo mejor una travesura.

En aquel contexto te presentamos las reflexiones de Francisco Isla, publicista y docente de la asignatura de Comunicación Publicitaria del Postítulo en Comunicación Estratégica de la Escuela de Periodismo de la PUCV, tendientes a explicar las implicancias de este fenómeno.

Por José Ignacio Cuadra.

 ¿Qué papel le otorgas a la publicidad en los medios de comunicación en el fenómeno reciente que es para los consumidores Halloween: es más preponderante internet o la televisión de pago para cautivar a los nuevos consumidores?

Pienso que Halloween como un tipo de práctica social ha sido instalada mucho más en nuestra sociedad urbana a través de la publicidad del retail, específicamente en televisión, ya sea abierta o de pago. Internet y sus diferentes tipos de redes sociales digitales y otras plataformas vienen simplemente a aportar más información sobre todo por lo que podría ser Youtube.

 

Se entiende que en Navidad la publicidad busca introducir valores como la amistad o el amor en familia ¿pero cómo se explica la penetración de Halloween donde al menos desde el cine se nos muestra una instancia de muerte y miedo?

Efectivamente, creo que aún cuando Navidad ha perdido su sentido inicial, la celebración del nacimiento de Jesús, desplazándose hacia un acto de consumo muchas veces desproporcionado, si al menos da cuenta de una vinculación con los afectos, con el encuentro con otros, con la familia. Halloween en contraposición utiliza como artefactos mediadores de sentido a figuras que culturalmente han tenido una carga negativa, fantasmas, esqueletos, brujas. Habría por tanto una especie de desplazamiento, una resignificación de esos íconos hacia un nuevo espacio, la fiesta. Eso llama la atención.

 

En su opinión ¿qué factores han permitido que festividades que ayer no eran parte del país como Halloween hoy sean un encuentro obligado para comprar dulces o arrendar disfraces?

Sin duda el factor central tiene que ver con los medios de comunicación. Los contenidos del cine, las series, la publicidad en esos medios, incluso el periodismo han establecido relatos que han puesto al tema entre sus prioridades. Los medios de comunicación, internet, son plataformas por las cuales este tipo de relato ha transitado e inevitablemente con el tiempo lo han logrado tanto instalar en el colectivo social como en sus prácticas. Es un tipo de evento que por otra parte es utilizado por algunas empresas para dinamizar ventas en algunas de sus categorías. El gran destinatario son los niños, por eso confites y otras categorías impulsan ventas en esta fecha.

 

A partir de lo que hoy absorbe la sociedad de los medios de comunicación y de la publicidad, ¿qué tan cercano está el día que comencemos a celebrar, por ejemplo, el Día del Árbol estadounidense y lo adoptemos como un fenómeno propio de nuestra cultura?

Todo es posible. En el caso que me señalas creo que lo estratégicamente razonable sería celebrar el día del árbol, los nuestros, los nativos y originarios, ahí hay que orientar la acción comunicativa. Nuestra sociedad está más conectada a la globalización, somos permeable a las influencias, sin embargo también lo local, las identidades propias también se manifiestan, ellas contrapesan las influencias, en ellas nos reconocemos.

Hay muchas temáticas sociales que están instalando sus propuestas en la sociedad, más que antes. Desde mi punto de vista Internet y en ella las redes sociales digitales han permitido que esos temas ganen espacios. Por ejemplo, el respeto hacia los animales (animalistas), la alimentación más saludable (veganos y otros), los ambientalistas en sus diferentes ramas, y otras son dimensiones más presentes, lo cual es muy bueno porque representan el sentir de muchas personas.

Ahora bien, pese a la influencia que ejerce la industria cultural de Estados Unidos en Chile no veo como probable celebrar el “día de acción de gracias”, porque hay límites, hay factores que dicen relación con aspectos de propiedad histórica que dificultan, “protegen a una cultura”, de ser totalmente inundada.

 

28 octubre, 2014

Comentarios

comments powered by Disqus