Juan Cristóbal Portales: “Los políticos son sujetos que tienen una historia, la cual siempre puede ser escrutable y plagada de bemoles”

Los días lunes 27 y martes 28 de octubre se realizaron en dependencias del campus Curauma una nueva versión de los Seminarios de Especialización, en aquel contexto te invitamos a conocer las reflexiones del periodista y Doctor en Comunicación Política de la Universidad Complutense de Madrid, Juan Cristóbal Portales, sobre su ponencia titulada “Comunicación y Marketing Político”.

Por José Ignacio Cuadra V.

A lo largo del seminario usted presenta la teoría respecto a que Michelle Bachelet acaparaba toda la oferta electoral presente en la última elección. Sin embargo, la duda que surge: ¿alguna vez hubo una oferta mayor a la propuesta por la candidata de la Nueva Mayoría?

A mi entender la respuesta sería negativa, los atributos presentados por Bachelet fueron superiores en cuanto a credibilidad, siempre los únicos reales frente a Evelyn Matthei, y dichos atributos comenzaron a jugar una vez que detrás del resto de candidatos faltaron ideas u otros liderazgos, donde el resto de los oferentes de la arena política no los tuvieron, así fue como la ciudadanía comenzó a pensar que si la oferta presentada era pobre era mejor decidir entre lo menos malo para el país.

 

¿Qué pasa con esa ciudadanía que se utiliza como muestra, la cual indica “me gusta” en Facebook a determinada propuesta, pero que al momento de decidir no participa de las elecciones? ¿No le estaría quitando cierta legitimidad de análisis a instancias como en las que usted participa donde se busca vislumbrar cuál será la reacción de los votantes?

Yo creo que no del todo. Es por eso que se hace necesario el contrastar a estos votantes en variadas encuestas y con metodologías diferentes entre sí. Todavía existen empresas que hacen estudios de opinión pública que siguen recurriendo a las líneas de telefonía fija simplemente porque son más baratas de realizar. Ahora bien, el nivel de confianza que entregan este tipo de encuestas es mucho mejor que si se entrevistaran a quienes tienen aparatos celulares, donde independiente si se posee celular o línea fija, el problema es que el tipo de respuesta cuando se hace una encuesta es bajo; no tiene el mismo nivel de credibilidad o de confianza que sí tienen las encuestas presenciales, como por ejemplo, sí lo tiene la Encuesta CEP, que permanece en el tiempo, donde su nivel de reputación se ha mantenido, puesto que los datos y proyecciones que entregan han demostrado ser confiables a través del tiempo.

 

¿Cómo se explicaría el hecho que a nivel ciudadano se percibe que el eje temático de Bachelet en este segundo período pareciera algo difuso?

Siento que eso se explica en que ella misma no tiene convicciones  muy  claras. Por ejemplo, si se recuerda la reforma educacional que aparece como uno de sus pilares en la agenda de su primer gobierno, ella planteó el tema de una gratuidad no universal, sino para algunos. Ahora en este segundo período motivada por el tipo de alianza que tuvo que generar, por ejemplo con el PC, accedió a la idea de la gratuidad, pero ahora de tipo universal. Así estas situaciones aparecen como instancias que no ha madurado y que por ende no aparecen como convicciones propias. Por eso hoy en día más bien se rige por encuestas, y con cada una de estas encuestas que van variando como fotografía de determinado momento ella va basando sus decisiones con estas nuevas fotografías lo que lleva a que sus decisiones sean más bien erráticas.

 

Pero con este panorama ¿cuál es el futuro que le esperan a figuras que aparecieron como los grandes perdedores de la última elección como la misma Matthei: fueron borradas del mapa o pueden volver en cualquier momento?

A mí entender en política nunca se puede hablar de un cadáver político oleado y sacramentado; la política es siempre mutable y flexible. Para muestra ver lo que ocurrió con Velasco quien aparecía muy bien posicionado frente a un discurso de las buenas prácticas, y hoy está en una situación de la vereda contraria siendo investigado por el Servicio de Impuestos Internos, en que no hay claridad si su imagen ha resultado alterada frente a la apreciación que tengan las personas de él –independiente que yo siento que va a salir perjudicado- esto entrega una muestra y una señal que la política es mutable. No se puede olvidar que los políticos son sujetos que tienen una historia, la cual siempre puede ser escrutable y plagada de bemoles y susceptibles de ser incoherentes, donde siempre va a existir gente que busque mostrar a la opinión pública estas incoherencias.

Por eso mis reflexiones durante el Seminario de Especialización sobre la necesidad de tratar de ser lo más coherente posible frente a lo que uno hace versus lo que uno dice, y es esta suerte de dicotomía lo que hoy percibe la ciudadanía en que ya no cree porque por un lado tiene acceso a mayor información contrastando lo qué le dicen frente a lo que hacen.

 

7 noviembre, 2014

Comentarios

comments powered by Disqus