Profesor Claudio Elórtegui expuso en Seminario sobre la Reforma Tributaria

En la ocasión participaron académicos de Comercio, Trabajo Social, Ingeniería Comercial y Periodismo, quienes ofrecieron una amplia mirada de los efectos que enfrentará el país respecto a la reciente modificación a los impuestos.

En el Salón de Honor de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso se desarrolló el seminario “Reflexiones en torno a la reforma tributaria: desde la economía, la tributación, la sociología y las comunicaciones” organizado por la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la PUCV, instancia donde se generó un espacio de debate informativo y reflexivo sobre un ámbito de interés nacional que se encuentra en pleno desarrollo.

El seminario contó con la asistencia de académicos, alumnos, exalumnos y empresas invitadas.

Lo novedoso del seminario fue que la Reforma Tributaria se analizó desde la mirada de las distintas carreras que se imparten en la Facultad. De este modo, participaron los académicos María Teresa Blanco (Escuela de Comercio); Adela Bork (Escuela de Trabajo Social); Rodrigo Navia (Escuela de Ingeniería Comercial) y Claudio Elórtegui (Escuela de Periodismo).

La actividad fue inaugurada por la decana de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, Yolanda Reyes, quien valoró el interés en participar tanto de algunas empresas invitadas, como de estudiantes y exalumnos.

“Como todos sabemos el tema que nos convoca es la Reforma Tributaria que comienza a aplicarse hoy 1° de octubre. Mucho se ha dicho y escrito sobre ella. Nuestra Facultad no ha querido quedar ajena a este debate, pues pensamos que los docentes de las cuatro escuelas que la componen: Comercio, Trabajo Social, Ingeniería Comercial y Periodismo, tienen -desde la perspectiva de su quehacer académico- una mirada peculiar que sin duda puede aportar a la reflexión acerca de este relevante tema”, precisó.

La profesora María Teresa Blanco expuso sobre aspectos centrales de la Reforma Tributaria, desde la perspectiva cómo afectará al consumo, cómo impactará a las pymes y a las grandes empresas, entre otros aspectos. “El objetivo de la Reforma Tributaria es mejorar la recaudación para financiar el gasto público y las reformas educaciones y sociales del gobierno actual, enfrentando el déficit estructural de las cuentas fiscales. También se busca disminuir la elusión de los impuestos e introducir incentivos al ahorro”, agregó.

En nuestro país, según la experta, contamos con un sistema integrado en el que se busca fomentar el crecimiento de la economía, donde las personas están afectadas a la renta por diversas formas a través del IVA. “Un aspecto que se cambia en la reforma corresponde al aumento gradual de la tasa del impuesto de primera categoría, que en 2014 llega al 21%, pero en 2017 llegará al 25%. El FUT se mantiene de alguna forma, pero la gran crítica que hacemos es que el sistema tributario se vuelve cada vez más complejo”, advirtió la académica de Comercio. Para evitar la elusión, se fortalecerá la fiscalización del Servicio de Impuestos Internos (SII), donde se pretende evitar el blanqueamiento de dinero por ventas de drogas o armas.

En el ámbito de vivienda, planteó que se incrementará el valor de las nuevas propiedades que son ofrecidas por las inmobiliarias, lo que debería afectar a los consumidores. El impuesto del vino y la cerveza se incrementará desde un 15% a un 20%, los licores destilados suben de un 27% a un 31,5% y el impuesto de las bebidas azucaradas no alcohólicas subirán de un 10% a un 18%. Se calcula que el precio de las cajetillas de cigarrillos se incrementará en $600. También crecerá el impuesto a los vehículos importados que funcionan con diésel.

Por su parte, la profesora Adela Bork de Trabajo Social analizó las enormes desigualdades que tiene nuestro país, independiente de sus buenos indicadores en el lugar 22 del Índice de Desarrollo Humano (IDH) y su ingreso a la OCDE. “La riqueza está concentrada en el 10% de la población y se aprecia una fuerte segmentación urbana, lo que genera una mayor precarización de los barrios, con una fuerte vulnerabilidad de los individuos y una carencia de viviendas. Esta segmentación, se apreció durante el último incendio que afectó a Valparaíso”, complementó.

Sobre los objetivos de la Reforma Tributaria, la Doctora en Sociología agregó que busca afectar en la concentración económica que genera la desigualdad, donde se trata  de propiciar un nuevo ordenamiento social. “La justificación de la reforma puede explicarse porque nos gusta compararnos con países industrializados, donde los tributos son mucho mayores, pero allí las personas tienen aseguradas la educación y la salud”, advirtió.

¿FAVORECERÁ LA ESTABILIDAD SOCIAL LA REFORMA?  

En la segunda parte del seminario, el profesor de macroeconomía, Rodrigo Navia, abordó la relación que existe entre la mayor carga tributaria con la bonanza económica que ha enfrentado Chile durante los últimos 20 años, donde a mayores ingresos per cápita se requiere más gasto fiscal. “El mayor desarrollo lleva a que tengamos sociedades más complejas, con más conflicto, lo que requiere más intervención estatal. A medida que aumentan los bienes en las personas, se solicita un mejor acceso para los bienes y servicios de carácter público”, indicó el académico.

Nuestro país en la actualidad se sitúa dentro de los 20 mil dólares de paridad de poder de compra per cápita y cuenta con una carga tributaria que llega al 20%. El promedio de los países de la OCDE que contaban con ese ingreso per cápita llegaba al 23%, por lo tanto la Reforma busca acercarse a esta estadística.

“Chile es un país que se presenta como desarrollado por sus índices, pero históricamente ha sido muy desigual. En 2011 tuvimos un coeficiente de Gini de 0,52 de un máximo de 1. En 1950 tuvimos un coeficiente de 0,417. La desigualdad puede tener un efecto negativo en el crecimiento económico, por eso se ha propuesto invertir más en educación, que a la larga mejora la productividad y permite acumular más capital”, agregó Navia.

Lo novedoso del seminario fue que la Reforma Tributaria se analizó desde la mirada de las distintas carreras que se imparten en la Facultad.

Al respecto, el economista planteó que la intervención tributaria va a favorecer la disminución del índice de Gini por la transferencia del impuesto, pero no se debe olvidar que los impuestos indirectos son la principal fuente de ingreso como ocurre con el IVA que grava el consumo y es regresivo. “El impuesto a la renta, en cambio, lo paga menos del 20% de las personas en Chile producto de sus bajos ingresos. En Europa gran parte de la población, lo paga y recibe los beneficios del Estado”.

Finalmente, el profesor Claudio Elórtegui de la Escuela de Periodismo, propuso un decálogo para mejorar la comunicación política del gobierno respecto a la Reforma Tributaria, considerando el contexto actual donde aparecen nuevos actores y las autoridades tienen serias dificultades para conectarse con la ciudadanía.

Dentro del decálogo, el académico estableció que: las reformas generan resistencia; se requiere una retórica que genere adhesión; se necesitan buenos voceros más que aplicar retroexcavadoras;  considerar el espacio mediático de la información donde no es posible controlar a los medios; diseñar una estrategia que segmente al público para el envío del mensaje; las reformas no dejan a todos contentos y no implican una comunicación de crisis, salvo cuando están perdidas; las reformas ponen a prueba la imagen de los gobiernos; y pueden medir los sistemas de comunicación política y democrática; entre otros aspectos.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio

6 noviembre, 2014

Comentarios

comments powered by Disqus