Marcela Kaplán: reflexiones sobre marketing y comunicación

Los días lunes 25 y martes 26 de mayo tuvo lugar en dependencias del Campus Curauma de la PUCV el primer ciclo de Seminarios de Especialización del 2015. En la oportunidad, el curso que generó mayor interés en los estudiantes de Postítulo y Magíster fue el dictado por la periodista y asesora comunicacional, Marcela Kaplán. A continuación, revisa sus reflexiones sobre las implicancias del constante vínculo entre la Comunicación y el Marketing.

 

“La gente le tiene susto a la palabra marketing, ya que la asocia inmediatamente a la imagen mental de alguna persona o institución que busca venderte, algo fraudulento o de no muy buena calidad. De hecho, quienes hemos participado del mundo de la academia podemos dar fe que en cuanto mencionamos la palabra poco menos a la gente se le eriza la piel”, con esta sentencia Marcela Kaplán el día lunes 25 de mayo dio inicio a su Seminario de Especialización titulado “Comunicación y Marketing”. Tras esta presentación, Kaplán desglosó todos los factores que, de acuerdo a su dilatada experiencia, son fundamentales al momento de tratar de instalar una idea en el imaginario colectivo buscando persuadir o vender determinado concepto o producto.

 

El Marketing se encuentra en la vida diaria

El primer punto que expuso Marcela Kaplán, periodista de la Universidad Diego Portales, fue la incidencia que tiene -aunque no lo parezca- el marketing en la vida cotidiana de las personas.
“Tenemos que entender que el marketing está presente en prácticamente toda actividad que realizamos, ya que en estricto sentido no es otra cosa que comunicación, y es precisamente, ese su punto central, ya que el marketing tiene como sentido central persuadir para alcanzar un fin determinado: vender una idea o un producto, pero en definitiva conseguir que el otro haga lo que busco de forma verificable”, indicó.

 

Yo puedo vender, pero necesito sustancia

“El marketing tiene como misión fundamental el que yo logre persuadir para vender algo, pero ese algo requiere de un sustento, ya que en un momento podría vender, por ejemplo, muchas unidades gracias a que desplegué una buena estrategia. Sin embargo, si este producto se encuentra desprovisto de calidad y no cumple lo que el cliente o usuario está buscando, no hay forma alguna de revertir su mala percepción. Si yo hago una silla mala, la comunicación no tendrá forma de repararla”, sentenció la experta en Marketing.

 

La asesoría comunicacional es un fantasma

Entender que el Encargado de Comunicaciones no debe llamar la atención fue un aspecto en el que Kaplán puso especial énfasis a lo largo de su Seminario.

“A lo largo de mi carrera he asesorado a políticos y a empresarios, y nunca nadie me ha visto dando conferencia de prensa alguna. Mi rol en este punto -así como el de ustedes- es el de ser la voz que se sienta al lado del presidente del directorio, por ejemplo, e ir informando lo que debiese decir; en el fondo mi papel es hacer que todos los mensajes sean diáfanos y expeditos haciendo que en el fondo mi presencia no se note, ya que de modo contrario quiere decir que algo se ha estado haciendo mal”, enfatizó Kaplán.

 

La importancia de las huellas de nuestra labor

En reiteradas oportunidades, Kaplán también insistió en la idea de ir dejando huellas verificables de lo realizado.

“Cuantas veces hemos escuchado de colegas que no sabe manejarse con tablas de datos, o que las consideran como algo innecesario. Pues bien, yo les digo que es algo sumamente indispensable, ya que cuando yo voy a hablar con un gerente de cifras, por ejemplo, de las apariciones que logré en prensa respecto al año pasado lo que estoy haciendo es hablar en su lenguaje por un lado, pero por otro poner en evidencias verificables mi trabajo”, sentenció.

Dar valor a nuestra especialidad

Finalmente, otro de los puntos tratados por la Asesora Comunicacional fue la necesidad de darle valor y especificidad a la labor de los encargados de la comunicación de las empresas y de las organizaciones.
“Por razones que no alcanzo a comprender del todo, las personas piensan generalmente que dentro de las empresas y las organizaciones los periodistas o los relacionadores públicos hacemos poco menos que cosas entretenidas. En este punto hay que hacer ver que uno es un profesional que sabe qué mensaje proponer, o cuál es la estrategia que se debe desplegar. Así, un Ingeniero Comercial puede saber mucho de cifras, pero les aseguro que no necesariamente tiene las herramientas para comunicarlas”, destacó Kaplán.

Por José Ignacio Cuadra V.

22 junio, 2015

Comentarios

comments powered by Disqus