José Ignacio Bezanilla, ex alumno: “Hay diferencia entre formar buenos profesionales para el mercado y buenas personas para la sociedad”

Desde antes de salir de la universidad, José Ignacio Bezanilla, ex alumno de nuestra Escuela, ya estaba trabajando, por lo que ha pasado por casi todas las posibilidades que ofrece el periodismo, como son los medios de comunicación y el área corporativa. Esa motivación lo tiene hoy trabajando en Frecuencia Cruzada, un medio que a punta de esfuerzo logró hacerse un espacio en la hinchada del Club Deportivo Universidad Católica.

Al ser por consultado por su paso por nuestra Escuela, al igual que otros alumnos, José Ignacio reconoce que aquí hay muy buenos profesionales que entregan herramientas que sirven para destacar en el ámbito laboral. Además de valiosos espacios de reflexión que ayudan comprender el rol de las comunicaciones en la sociedad.

  • Trabajaste en El Mercurio de Valparaíso, en el Área de Comunicaciones de la Fundación Progresa, en Comunicaciones Corporativas de Cruzados SADP y ahora estás en el Departamento de Ingeniería Comercial de la Universidad Técnica Federico Santa María. Has pasado por distintos campos que ofrece el periodismo, ¿Qué dificultades has visto en cada uno de ellos?

En los medios de comunicación, sobre todo, existe precariedad laboral y desincentivos. Ahora, en esas condiciones nace lo mejor de cada uno para buscar espacios de motivación. Es un trabajo “entre el agotamiento y la fascinación”, como decían Arroyave y Blanco. Ahora, en el mundo de las organizaciones pensamos la estrategia y metemos las manos al barro, todo esto enmarcado en un mundo menos oscilante en la aventura diaria, pero con cualidades de otro tipo. La planificación, la estrategia, la consecución de metas, son desafíos interesantes.

  •  Además eres editor de contenidos de Frecuencia Cruzada, un medio no oficial, pero que tiene gran recepción en la hinchada UC. ¿Desde cuándo trabajas en este medio? ¿Qué nos puedes comentar de tu experiencia?

Existe desde 2012, pero levantamos de manera más profunda este medio partidario durante 2014. Conseguimos tener nuestro propio estudio, generar una parrilla de programas, levantarnos en redes sociales, viajamos a todos lados siguiendo La Franja, sumamos auspiciadores, etc. A puro esfuerzo de cada uno de los integrantes. Y todo con un fin: instalar los temas que nos interesan. Intentamos proponer ideas entre un público muy particular como la hinchada de Católica que está, en gran parte, despolitizada. Con mucha humildad, venimos a contribuir con ese granito de arena: politizando. Para cuestionarnos, para que hablemos de nuestra identidad, para que discutamos hacia dónde queremos ir, para construir “Ciudadanos UC”. Hacemos política, lo tenemos claro, es periodismo militante de las causas que nos importan y que creemos relevantes para deselitizar una institución que en la dictadura reconfiguró su pensamiento para mal y destruyó también su tejido social. Somos sujetos sociales, no sólo consumidores, exigimos espacios de participación y deliberación. En esa misión estamos, durísima, pero atractiva por cierto. A diario combatimos contra los estigmas que intentan instalar los medios tradicionales y contra la cultura individualista y neoliberal representada en la más alta esfera de la institución. Frecuencia Cruzada pretende ser, con todo lo que eso cuesta, un espacio de resistencia para una hinchada de carácter popular y masiva.

  • ¿Consideras que la Universidad entrega las herramientas suficientes para desempeñarte en los distintos ámbitos del mundo laboral? 

R: Más allá de la Universidad, considero que nuestra Escuela particularmente entrega muchas herramientas para destacar. Por ejemplo, los espacios de reflexión que se viven en todos lados: en las aulas, en los pasillos entre los compañeros, en las asambleas, en las actividades junto a profesores, etc. Esto mismo, cuando uno es estudiante por lo general no lo valora.

Estuve en periodismo en una universidad privada y supe apreciar las diferencias cuando llegué a nuestra Escuela, las cuales hoy valoro.

Finalmente, el paso por la academia lo que te entrega es eso, es pensar la vida desde el ámbito que te gusta. Profundizar tu cosmovisión e ideología, mirando esto desde las comunicaciones es el “deber ser” de estudiar periodismo. El mejor escenario para enfrentar el mundo laboral, es tener las convicciones y las ideas sumamente claras. Y la Escuela contribuye a fortalecer eso, porque hay mucha diferencia entre formar buenos profesionales para el mercado, como rezan algunos eslóganes, y formar buenas personas para la sociedad. En esa segunda opción está el periodismo de la PUCV.

  • ¿Tienes algún otro proyecto a futuro?

En lo inmediato, estoy pronto a lanzar un libro biográfico sobre un político nacional que, así espero, pueda generar cierto nivel de impacto por el personaje. La investigación profunda y lo que va naciendo en Frecuencia Cruzada, me hacen mantener abierta y viva la veta del periodista, muy diferente a la del comunicador estratégico.

 

Por Camila Navarro

6 julio, 2015

Comentarios

comments powered by Disqus