Michelle Bachelet frente a periodistas

Michelle Bachelet: distintas miradas en torno a la crisis

Desde diversos sectores ideológicos de la sociedad chilena se asume que la administración de la presidenta Michelle Bachelet no estaría viviendo sus mejores días. Cambios en Intendencias claves o el reciente panorama que tuvo a la Asociación de Camioneros de Chile marchando desde La Araucanía hacia La Moneda, son los eventos que confirmarían esta apreciación. La duda que queda por resolver es ¿qué acontecimientos dejaron a la Mandataria en este entredicho?

Anuncios de reformas: ¿una mala jugada?

Un leitmotiv recurrente durante la campaña de la última elección presidencial por de parte de la Nueva Mayoría fue el anuncio de reformas que harían de Chile una mejor sociedad. Sin embargo, su puesta en acción, para la periodista, experta en Comunicación Estratégica y docente del Magíster en Comunicación de la Escuela de Periodismo de la PUCV, María Pilar Bruce, sería una de las causas principales que explicarían el descrédito que detenta el Gobierno.

“Siento que la forma en que fue instalada en el discurso público la necesidad de aplicar reformas, generó en ciertos sectores de la ciudadanía una percepción un tanto ambigua de la información entregada y que en buena parte de estos sectores no ha posibilitado advertir la pertinencia de su aplicación. La baja de la credibilidad habla de una desconfianza más allá del Gobierno, más bien de las instituciones en general”, sostuvo Bruce.

En una perspectiva similar aparece la postura del economista y empresario Bernardo Fontaine, quien en un artículo publicado en el sitio de internet pulso.cl, acusa de falta de sustento para buscar aplicar reformas al Código del Trabajo.

“Creo que es necesario hacer una reforma laboral para modernizar una legislación anticuada, pero el Gobierno parte de una base distinta. En principio Chile es muy desigual y los sueldos son muy bajos, entonces, la idea de fortalecer los sindicatos para subir los sueldos suena estomacalmente atractivo. “El Gobierno avanzó sobre la base de que la sindicalización y la negociación colectiva es la forma de hacer frente a la desigualdad. Pero no tiene ningún estudio hecho por ellos que muestre cuánto va a bajar la desigualdad o qué pasará con los empleos”, indicó Fontaine.

Flancos comunicacionales: ¿abiertos por la coyuntura o desde el Gobierno?

Lo cierto, es que en el último tiempo la administración de Bachelet se ha visto sacudida por una serie de eventos, tanto comunicacionales como políticos, que le han llevado a tener que salir más de alguna vez a dar explicaciones ante la opinión pública, mostrando en más de alguna ocasión diversas contradicciones. Tal es el caso de la Reforma Educacional, tendiente a otorgar gratuidad y una mejora en la calidad de la enseñanza; la Reforma Laboral, que busca fortalecer el mundo sindical; o la reciente movilización de los camioneros, son sólo parte de los eventos que han agitado la agenda del Palacio de La Moneda.

Para el periodista y docente del Magíster en Comunicación Claudio Elórtegui, los últimos acontecimientos no vienen más que a reafirmar el desconcierto que existe a nivel de Gobierno, el escándalo de la pérdida del computador del hijo de la Presidenta, el paro de camioneros que a muchos recordó las movilizaciones del gremio previas al Golpe de Estado del ‘73.

“El panorama de las últimas semanas ha mostrado a un gobierno que ha tenido poca capacidad de reaccionar adecuadamente frente a lo que va sucediendo, junto a que las últimas incorporaciones no han encajado del todo, hacen que el Gobierno por si mismo tenga muchos flancos abiertos, pero más que por producto de la coyuntura, son productos de la gestión que busca cumplir un programa, que debido a sus variadas dimensiones resulta de difícil aplicación en tan sólo 4 años”, destacó Elórtegui.

Otro aspecto que destaca el docente del Magíster en Comunicación es la pérdida de credibilidad sostenida que ha tenido Michelle Bachelet y que de forma inevitable ha dejado en evidencia la frágil cohesión al interior de la Nueva Mayoría.

“Hay algo que no se puede olvidar, la gente en la última elección más que votar por un programa votó por la figura de Michelle Bachelet y todo lo que ella representaba; su aura sacralizada y por el liderazgo que en sí mismo ella entregaba. Sin embargo, cuando ocurre lo del caso Caval, lleva a que toda esta confianza se empiece a minar, y así ese pacto entre la Presidenta y la ciudadanía se termina y junto con éste, el caminar simbólico que existía entre ambos y que por momentos pareció inquebrantable”, enfatizó el académico.

Bajo este panorama, quedaría sólo esperar y ver si Bachelet y su gabinete logran revertir el oscuro panorama que la muestra con el más bajo apoyo durante sus dos períodos, y que cada tanto la tienen frente al escrutinio de los medios y de la opinión pública.
Por José Ignacio Cuadra V.

Comentarios

comments powered by Disqus