Genny Viedma Wolff, ex estudiante de posgrado de la Escuela de Periodismo: “el magíster me abrió puertas que no conocía como comunicadora”

Señala que nunca había pensado exponer ante un congreso, pero la motivación de su profesora guía la impulsó a presentar la investigación llamada “Estado de la divulgación del conocimiento en las universidades del Consejo de Rectores de Valparaíso”. La instancia fue el Encuentro Multidisciplinar de Ciencia y Comunicación, actividad realizada en la Universidad Alberto Hurtado que reúne a profesionales y docentes orientados en la comunicación pública de la ciencia para discutir sobre los desafíos actuales en la materia.

 

¿Cómo estuvo tu participación en el Encuentro Multidisciplinar de Ciencia y Comunicación?

La invitación a esta instancia fue gracias a Daniela Lazcano, mi profesora guía en el magíster. El encuentro se trataba de comunicación, ciencia y política y se realizó en la Universidad Alberto Hurtado. El objetivo fue presentar los resultados de mi investigación sobre divulgación científica en las universidades pertenecientes al Consejo de Rectores de Valparaíso.

Uno de los hallazgos que descubrí es que en Chile hay pocos estudios acerca de la investigación que se realiza en el país. Particularmente, en la Región de Valparaíso, no hay un registro real de lo que están haciendo los investigadores dentro de las universidades. Por ende, esa razón fue el gancho para incluir la indagación dentro del encuentro, la cual tuvo una recepción muy buena por parte de los asistentes.

¿Cómo nace tu interés por la divulgación del conocimiento y por desarrollar un análisis abordando esta temática?

Yo trabajo en la Dirección General de Vinculación con el Medio de la PUCV y, a partir de mis ocupaciones, me he dado cuenta que hay un grupo importante de docentes investigadores que hacen solamente actividades de difusión, es decir, mantienen la información dentro de la academia. Sin embargo, también hay otro que realiza funciones de divulgación, lo cual consiste en que esa misma información es llevada a un público general.

También colaboro con el área de prensa de la universidad y me ha tocado hacer notas sobre los proyectos de investigación de los profesores. La acogida que tiene el público acerca de estos es buena y hay mucho interés. Así nace la intención de saber por qué hay algunos que están atraídos en divulgar y otros que, realmente, no le interesa o no lo hacen debido a las condiciones que la academia les da para efectuar difusión o divulgación.

Tal como expusiste en tu trabajo, la ciencia y la tecnología acaparan interés, pero es bajo el nivel de información que se tiene al respecto. ¿De qué se trata esta incongruencia?

Creo que eso está relacionado con la manera en que dan a conocer los resultados las entidades que realizan investigaciones y los mismos indagadores. En Chile hay mucha investigación, pero se muestran solo algunas de ellas. Hay interés en ciencia y tecnología, pero no estamos informados porque no tenemos información, la cual debiese salir desde los propios investigadores.

Por supuesto que los medios juegan un rol fundamental y que no puede ser un trabajo solo de divulgación de los investigadores, sino que tiene que ser uno en conjunto, incluyendo a la comunicación, los medios y las universidades, que son generadoras de investigación. Ellas también tienen un rol público y son espacios donde se tiene que ligar lo que se está haciendo en investigación con lo que estamos transmitiendo a la gente.

¿Existe desconfianza de los académicos hacia la sociedad, dado que se quedan solo en labores de difusión?

No sé si es una desconfianza en la sociedad, pero sí en cómo los medios de comunicación o los periodistas informan los resultados de las investigaciones o su trabajo. Hay un desafío muy importante para los profesionales de la comunicación de ir responsabilizándonos en el modo en que informamos la materia investigativa del país. La desconfianza en cómo los medios transmiten lo que los investigadores quieren decir es un obstáculo para la divulgación de sus conocimientos.

La cooperación entre el investigador y el periodista implica un beneficio mutuo, ya que ambos pueden retroalimentarse respecto a las materias que domina cada uno.

Otro de los puntos interesantes que encontré es que los mismos investigadores reconocen que durante sus vidas no han desarrollado habilidades blandas y comunicacionales que les permitan hacer la divulgación que quisieran. Todas las personas que entrevisté hacen divulgación de sus trabajos, son personas que están interesadas y lo hacen, independiente de todos los otros factores que pueden existir.

Entonces, una de las falencias que ellos notan es que tienen algunas debilidades. Por ejemplo, cómo plantearse frente a la cámara para una entrevista televisiva y explicarle a una persona, que no entiende los términos técnicos en los que está hablando, los resultados de una investigación.

Existe un nicho importante para que los profesionales de la comunicación puedan transmitir las competencias y herramientas a los investigadores para que ellos desarrollen divulgación de una manera más efectiva. No solamente sirve ser el canal de comunicación, sino que también seamos el profesional de apoyo, el capacitador del investigador para su divulgación.

¿Cuáles son las falencias que existen en las casas de estudios al momento de divulgar las investigaciones que realizan sus propios académicos?

La divulgación no forma parte de las actividades que les ayudan a los profesores a hacer carrera académica. Hay muchos más recursos para la difusión que para la divulgación y es porque la primera está muy institucionalizada. Los profesores tienen que investigar, hacer sus mayores esfuerzos por ganarse fondos públicos o privados; en cambio, la divulgación no es algo que esté institucionalizado. Si tú vas a presentar tu currículum a una universidad no te van a evaluar por si haces divulgaciones, sino por tus investigaciones.

Si me preguntas por cuál es la falencia, te diría que las casas de estudios deberían trabajar en políticas institucionales que fomenten la divulgación científica entendida de la forma en que, si tienen un rol público y un deber para/con la sociedad, una de las responsabilidades debiera ser transmitir el conocimiento que están generando.

Esta situación es paradójica, porque son las universidades las que protagonizan las mayores investigaciones, pero también presentan barreras importantes a sus académicos.

Es una tradición o políticas institucionales que se arrastran desde hace muchos años. No obstante, siento que cada vez se está abriendo más espacio para la divulgación. No se trata de “qué terrible que las escuelas no se enfoquen en eso”. De hecho, en algunas de las entrevistas los investigadores dicen que hay muchos recursos que se pierden. Por lo tanto, hay que llevar la divulgación hacia las políticas institucionales para lograr el mejoramiento o el impulso de la transmisión del conocimiento que se difunde dentro de las universidades.

Abordaste la preocupación acerca de la entrada de mujeres en la difusión y divulgación del conocimiento, puesto que en el ámbito científico los límites entre lo público y lo privado aún están muy marcados.

Una de las inquietudes y mayores desafíos que plantean las investigadoras que entrevisté es el equiparar la inclusión de niñas y mujeres en el desarrollo científico. Las carreras que imparten ciencias duras o de aplicación, como las ingenierías, son mundos que todavía están dominados más por hombres que por mujeres, lo que no está relacionado con la capacidad, desarrollo intelectual o investigativo que puedan tener ambos sujetos en la ciencia.

Las investigadoras plantean que ellas hacen mucha divulgación con orientación de género para incentivar a niñas y mujeres de ser parte de las ciencias y la tecnología, de insertarse dentro del mundo de la investigación. Eso dependerá de qué área del desarrollo del conocimiento lo estés planteando, porque las académicas que lo plantean pertenecen a estas ciencias más duras. Hay otras que corresponden a campos investigativos que sí efectúan investigación.

¿Cómo defines tu paso por el Magíster de Comunicación de la Escuela de Periodismo?

Independiente del sector en que uno se desarrolle, es muy importante mantenerse actualizado y estudiar constantemente. Para poder hacer mejor tu trabajo vas a necesitar renovar tus conocimientos y estar pendiente a lo que pueden aportarte otros especialistas. Uno de los aspectos más positivos que tiene el magíster de la escuela es el compartir con compañeros que no necesariamente vienen del área de los medios o de la comunicación corporativa.

Por ende, lo defino como una buena oportunidad para refrescar los conocimientos que uno adquirió en el pregrado, sobre todos aquellos que vas aprendiendo en la práctica laboral, ya que lo que haces día a día en ella es más justificable cuando tienes un respaldo teórico como base que te ayuda a impulsar las funciones que estás realizando. Si eso lo puedes combinar con la experiencia que te dan profesionales de otros campos o del mismo al que perteneces, pero que trabajan en distintas aristas de la comunicación, la retroalimentación es mayor aún.

¿Qué tal fue tu experiencia con nuestra profesora Daniela Lazcano Peña?

Excelente. Ella me motivó a participar en el Encuentro Multidisciplinar de Ciencia y Comunicación. Yo nunca me había planteado en el pregrado escribir un paper, hacer investigación de este orden o ir a un congreso y exponer. Agradezco que me haya incentivado a hacerlo ya que, finalmente, se trata de investigar a los investigadores, entender el porqué pasan los procesos en mi mundo laboral.

¿Qué te gustaría hacer con el estudio que realizaste? ¿Estás en una de difusión o divulgación?

Dentro de mi investigación trabajé con miembros de Explora de la Región de Valparaíso y ahora les estoy preparando un resumen para poder mostrar mis resultados. Hay muchas organizaciones interesadas, entre ellas CONICYT y otras universidades. No puedo decir que quedaron sorprendidos, porque las conclusiones de esta investigación no son nuevas. Es una documentación que las casas de estudios tienen, pero que no están explícitas.

Eso llamó la atención a universidades de otras regiones que manifestaron su disposición a conocer en profundidad los resultados de la investigación y ver la posibilidad de aplicar el análisis en otros sectores. Yo lo hice en base a las instituciones del Consejo de Rectores de Valparaíso, pero es aplicable a cualquier otro grupo de entidades educativas.

Esas son mis proyecciones. Siempre que se pueda escribir, difundir o divulgar los resultados de mi investigación, estaré dispuesta y feliz. Tal como te decía, es un desafío para mí. No me lo había planteado antes y el magíster me abrió una puerta que no conocía antes como periodista o comunicadora.

 

Por Matías González Olguín

Postgrados – Periodismo PUCV

11 diciembre, 2018

Comentarios

comments powered by Disqus