Intercambio estudiantil: primeras impresiones en un nuevo país

Desde Salamanca, España, Javiera Faúndez y Camila Altamir, nos cuentan sus primeras impresiones sobre la experiencia de estar de intercambio en otro país. Cultura, diferencias y motivaciones, fueron parte de lo que conversamos con ellas.

 

¿Por qué decidieron irse de intercambio?

Javiera: Decidí irme de intercambio porque pienso que es una oportunidad donde puedes conocer otros lugares y te puedes conocer a ti misma. Es una oportunidad única que te abre mucho la mente y puedes conocer el mundo en verdad, conocer nuevas personas y creo que eso es súper importante como periodista, conocer otras realidades.

Camila en San Sebastián, País Vasco, España.

Camila: Desde chica siempre me ha gustado viajar y conocer. Quise irme de intercambio para salir de mi zona de confort; estar lejos de la familia y crecer personalmente. Conocer otra cultura también. Siempre supe que quería Europa. Dentro de las opciones, España es la única que no exige la acreditación del idioma. Al estar trabajando durante el año pasado, no estaba en condiciones de preparar un examen así. Por eso, España fue mi mejor opción y me enfoque en ella. Quería Europa porque había muchos lugares que me llaman la atención. También es una opción más viable si uno quiere conocer hartos lugares o países, por la cercanía entre ellos.

 

¿Cómo fue la llegada a España?

C: Después de muchas anécdotas llegamos a Madrid, una ciudad enorme. Fue súper, no sé si chocante… (risas), pero más o menos. Como que había demasiada gente. Andábamos con las maletas y el metro tenía millones de estaciones, millones de combinaciones. Nos perdimos un montón de veces. Fue un poco impactante, pero llamativo. Cuando nos fuimos a Salamanca, ciudad donde estamos, llegamos al terminal de buses que están remodelando, y el contraste fue como… “oh, qué es esto”. Más tarde nos daríamos cuenta de que la ciudad es muy bonita. En cuanto a la universidad, la facultad es muy moderna. Las salas son auditorios como los de las películas, todos grandes y hacia abajo. Fue una primera impresión muy positiva.

 

¿Cómo ha sido el proceso de adaptación?

J: En un principio fue difícil. Nos costó socializar con los de la universidad. Es súper distinto comparándolo con Curauma, allá si llega alguien de intercambio las personas lo incluyen al tiro. Pero acá no es así, como que nadie te pesca, eres un poco invisible. Pero ahora que han pasado algunos meses, ya nos sentimos cómodas por lo menos en la ciudad y en el país. Ya entendemos un poco más la cultura, que al principio fue un poco chocante. Uno podría pensar que como los españoles colonizaron Chile tenemos mucho de ellos, pero en verdad hay cosas súper distintas entre unos y otros.

 

Javiera en Madrid, España.

¿Cuán importante crees que son este tipo de instancias para periodistas?

J: Creo que el intercambio es súper importante para un alumno de periodismo porque es muy importante para nosotros conocer el mundo, conocer otras realidades, no estar dentro de una burbuja. Hacer un intercambio te abre la mente.

Además, periodismo es una carrera súper versátil y yo creo que un buen periodista es el que conoce de todo un poco.

 

¿Qué cosas les han llamado la atención en su experiencia hasta ahora?

C: Una de las cosas que más me ha llamado la atención en clases es que en España la gente tiene una gran personalidad: todos opinan, nadie tiene ningún problema con eso, hablan muy fuerte. Al principio es muy extraño. Allá solemos quedarnos un poco más callados en relación a lo que pensamos. Aquí todos quieren expresarse. Puede que no sea tan positivo, como que hablan tanto que quizá no se escuchen entre ellos. De todas formas, es muy bueno que tengan una gran personalidad y que no tengan miedo a decir lo que piensan. De eso nos falta un poco en Chile. Siento que en este tiempo he visto muchas diferencias, pero es difícil describirlo con precisión.

 

¿Qué expectativas tienes para el tiempo que te queda en España?

J: En primer lugar, actuar con más naturalidad frente a las situaciones, sentirme parte de este lugar. También seguir conociendo más gente que sea interesante, que me ayude a crecer como persona. Seguir aprendiendo, eso básicamente.

 

¿Qué es lo que has aprendido y qué rescatas de esta experiencia hasta ahora?

J: En primer lugar, que me ha ayudado a ser más independiente, a saber, cómo resolver los problemas por mí misma y no estresarme por ello. También a socializar con más facilidad, a dejar la vergüenza atrás. Creo que igual el intercambio a base de necesidad te enseña muchas cosas útiles para la vida.

 

Camila en París, Francia.

¿Qué le dirías a alguien que se quiere ir de intercambio?

J: Para irte de intercambio, necesitas mucha organización. Creo que hay que hacer todo con tiempo para no estresarse porque en verdad el proceso es complicado. Por ejemplo, el visado y todo eso te quita mucho tiempo y puede ser súper agobiante saber si te va a salir o no. Pero, todo bien organizado sale bien.

Y que lo hagan porque es una experiencia única que probablemente no se vuelva a repetir. Estamos en una edad muy buena para viajar, para conocer otros lugares, para conocer nuevas personas, a esta edad todo te parece muy interesante.

C: Le diría que lo haga. Que no tenga miedo. Que vea de las formas de apoyo. Que asista a las charlas. Si de verdad se tiene ganas, que busque cómo hacerlo. Muchas veces pensamos que esto no es una posibilidad, cuando podría ser algo que cualquiera puede hacer.

Me motivó también ver a compañeros y compañeras de quinto año hacerlo antes: ver los lugares que conocieron, y las experiencias que tuvieron. Más allá de lo difícil que pueda ser, siempre será una experiencia mucho más positiva el conocer otra cultura o país. También estar lejos nos hace mucho más fuertes.

 

 

 

 

 

 

Foto principal: Javiera en Escocia

 

Por Daniel Gallardo y Paola Toledo

Vinculación con el Medio – Periodismo PUCV

7 mayo, 2019

Comentarios

comments powered by Disqus