Posgrado de la Escuela de Periodismo celebra inauguración de año académico con charla magistral de reconocida periodista

El lunes 10 de junio recién pasado, el Magíster en Comunicación y el Postítulo en Comunicación Estratégica de la Escuela de Periodismo formalizaron la inauguración del año académico con charla magistral de Lorena Antezana, profesional reconocida a nivel nacional y Doctora en Información y Comunicación en la Universidad Católica de Lovaina. En la primera parte de su presentación, cuyo título era “Comunicación y género: problemas y desafíos en tiempos de revolución feminista”, la experta abordó el tratamiento narrativo de los noticieros televisivos con respecto a los femicidios y, posteriormente, analizó fotografías de los medios digitales referidas al aborto en Chile.

La profesora María Soledad Vargas Carrillo, directora del Magíster en Comunicación, fue la encargada de la apertura de la ceremonia y señaló que “con la visita de una persona tan destacada como Lorena Antezana tendremos la posibilidad de renovar conocimientos, vincular la teoría con la práctica y hacer dialogar a los medios de comunicación con los receptores”.

La Dra. Lorena Antezana, quien posee un Magíster en Comunicación Social y un Diplomado en Periodismo Cultural y Crítica Literaria en la Universidad de Chile, valoró la importancia de que los estudiantes adquieran conocimientos relacionados a materias de género, independiente de sus profesiones: “estén o no trabajando en medios, todos componen mensajes en diversos dispositivos que llegan a grandes audiencias. Por lo tanto, hay un rol social detrás de sus prácticas laborales”.

Uno de los momentos más significativos de la exposición fue cuando la maestra evidenció un patrón similar en el tratamiento narrativo de los femicidios por parte de los noticieros televisivos, declarando que aquello se constituye como un mecanismo de invisibilización de la violencia contra las mujeres, oculta las desigualdades estructurales entre hombres y mujeres y consagra los roles socialmente asignados a ambos sexos, por mencionar algunos aspectos.

Por lo tanto, la docente planteó el desafío a las actuales y próximas generaciones de periodistas de cómo abordar el femicidio y entregó los lineamientos a seguir: “primero, tratar de sacarlo de la lógica de un acontecimiento policial. La idea es moverlo de ahí para que se entienda como una problemática social y que, además, ese es el punto más álgido de un problema que tiene muchos niveles. Por ende, no se soluciona solo con llevar a la justicia a quien haya cometido o con solo establecer medidas de prevención —lo cual está bien—, sino instalarlo dentro de un espacio de reflexión sobre tipos de relaciones que se construyen en la sociedad, que son asimétricas y violentas y que hay que desarticular”.

Los asistentes de la inauguración del año académico destacaron la presentación de la docente invitada. Gabriela Villaseca, periodista y estudiante del Magíster en Comunicación, manifestó que “es importante que el posgrado tenga este tipo de instancias para que sus alumnos aborden temáticas tan fundamentales como las que están hoy en la palestra, pero desde un punto de vista periodístico, es decir, qué es lo que debemos buscar dentro de una noticia y cómo están formando a los nuevos comunicadores”.

Asimismo, Teresita Bustos, también periodista y perteneciente al mismo programa, recalcó el alto nivel de la presentación: “me pareció muy completa, con mucho contenido y análisis. Yo estudio temáticas de género y, de hecho, todos mis futuros proyectos tendrán relación con ello. Su presentación me sirvió para mis trabajos y ojalá volver a escucharla, porque es una excelente académica. No tenía la suerte de conocerla en persona, pero he leído sus trabajos y son geniales”.

Al finalizar su exposición, los espectadores aprovecharon la vasta experiencia académica y los conocimientos de la docente para realizarle las siguientes preguntas e inquietudes:


Si nosotros queremos una sociedad donde exista más equidad de género, ¿qué pueden hacer los periodistas? Porque en la universidad a ellos se les enseña, pero después reproducen la rúbrica que por años se ha establecido en los medios de comunicación.

Yo me pregunto mucho sobre el tema de transmisión, no solo de temáticas relacionadas con género. Creo que, efectivamente, tenemos muchas cosas en contra, porque todos estos cambios son de mediano y largo plazo. Si tenemos personas, sobre todo jóvenes que viven siempre en un presente continuo, que no tienen mucho vínculo con el pasado y tampoco se proyectan hacia el futuro, ninguno de estos cambios estructurales van a modificarse de un día para otro.

Hay varias cosas que ha logrado el feminismo. Una de ellas que a mí me llama la atención y que aplaudo es que todavía existen organizaciones que, a lo largo del tiempo, siguen preocupadas de esos temas y que cada cierto tiempo lo vuelven a poner en la palestra. Sin eso no existiría ese debate, porque viene una noticia más impactante que la anterior y la otra se olvidó. Entonces, en ese frenesí de la construcción de la noticia, todo lo que huele a algo que no va a pasar mañana, simplemente no existe dentro del repertorio.

Hay que jugar en los resquicios. Obviamente, cuando uno no tiene el espacio de poder, tiene siempre un espacio de resistencia o estrategia. Jugar en el terreno de otro con cartas propias, es decir, mostrar lo que ellos quieren, pero dentro de eso, ir introduciendo gradualmente los sesgos, los enfoques, las características que permiten entender o cambiar de lugar la violencia contra mujeres.


Las personas tienden a relacionar la imagen de una feminista con diversos constructos que podrían considerarse negativos socialmente, como el no depilarse. ¿Cómo podemos revertir esa alfabetización con respecto a las imágenes?

Es importante la formación que adquieren. Solo siendo críticos se puede tomar una cierta distancia para reflexionar sobre eso, pero no darlo como algo natural. Ese es el problema de las imágenes, que se dan como algo natural y como un espejo de una realidad. La tecnología hace que esa lógica de construcción sea aún más evidente, porque se supone que la tecnología debe ser transparente, pero no es así.

Hay muchas falacias que operan como sentidos comunes que hacen mucho más difícil la tarea de volver a pensar las imágenes como elementos que están construyendo sentidos más fuertes que los que hacen discursos escritos. Cuando uno piensa en esos ejemplos, tiene que darse cuenta de lo importante que es pensar en el tipo de imágenes que se están propagando.


Con respecto a la investigación de estas temáticas, el foco principal tiene relación con la identidad de género, pero desde la perspectiva femenina y no desde los relatos de la masculinidad hegemónica. ¿Por qué crees que el enfoque principal es a través de la mujer y no mediante los relatos del patriarcado?

Yo creo que es por la misma perspectiva de género. Lo mismo cuando dicen “a los hombres también los agreden”. Entonces, si estamos en igualdad de condiciones, ¿por qué no aparecemos? Es porque, estructuralmente, las mujeres están en una posición inferior a la del hombre. Se asume desde esa minoría reprimida y no desde la dominante.

Hay un tema en relación a eso que me parece interesante. A partir de mayo de 2018, empiezan a surgir otras problemáticas y discusiones que tienen que ver con la construcción de masculinidad desde el sujeto joven. De toda esta discusión, ganaron mucho las mujeres al menos en visibilizar estas temáticas. Quedó mal el patriarcado, pero quienes quedaron sin una posición muy clara son los hombres jóvenes que no se consideran ni se sienten representados por el patriarcado clásico y hegemónico, pero que tampoco sienten que tienen un lugar en relación a sus compañeras y que se encuentran en un proceso de masculinidad bastante complejo.

Es un tema que se tendrá que abordar. La construcción de nuevas masculinidades que puedan coexistir y ser formados en una nueva lógica donde no se encuentran todavía desde el cual enfrentar esta discusión.

 

Por Matías González

Postgrados – Periodismo PUCV

24 junio, 2019

Comentarios

comments powered by Disqus