Valeria Gallegos, estudiante de intercambio: “Lo mejor del intercambio es simplemente no saber qué puede llegar”

Valeria Gallegos es estudiante de segundo año de la carrera Comunicación Social – Periodismo de la Universidad Católica de Pereira en Colombia. Tiene 19 años y proviene de la ciudad de Pereira, perteneciente al municipio de Risaralda. Actualmente se encuentra cursando un semestre de intercambio en nuestra Escuela. Nos contó sobre sus primeras impresiones y reflexiones respecto a esta experiencia:

¿Habías visitado Chile anteriormente?

No había estado nunca en Chile. Siempre fue un destino de mi interés, pero nunca tuve la oportunidad de venir y hasta el momento creo que he estado muy encantada con Valparaíso específicamente. Como he escuchado comentarios por ahí, es una ciudad bohemia y demasiado cultural. Encuentras muchas expresiones artísticas y creo que esto es algo que, en muchas partes, a nivel latinoamericano, se ha perdido porque se enfocan en otros sectores y dejan de lado esto tan importante que es la expresión cultural. Se puede ver mucho en los grafitis o en los murales que se encuentran por toda la ciudad. Creo que estos detalles me acogen muchísimo porque de cierta forma siento que soy libre de expresar cosas que tal vez no podría en los espacios en mi ciudad, o que tal vez yo no había adoptado como los podría adoptar acá.

¿Qué te llevó a elegir esta universidad para realizar el intercambio?

Yo creo que hubo muchos factores. Chile siempre estuvo como uno de mis países de destino y siempre me llamó muchísimo la atención. Dije, bueno, me gustaría experimentar y ver cuál es la diferencia respecto a lo académico y también, tener en cuenta que mi universidad es bastante pequeña, se concentra en un solo campus todas las carreras de pregrado. Mientras que esta es una universidad que ofrece demasiada variedad académicamente y aparte que también es como un campus ciudad, está ubicada en diferentes sectores y digamos que uno siempre tiene como esta idea de las películas y toda esta vaina de que tienes que ir de un lugar a otro, de que no solo se concentra en una parte, un estilo más americano, más idealizado. Es una muy buena opción.

Valeria en la escalera de piano ubicada en Pasaje Beethoven, Cerro Concepción.

¿Qué es lo que más te ha gustado de esta experiencia hasta ahora?

Lo que más me ha gustado ha sido el reto de venir a una ciudad nueva, a un país nuevo totalmente sola. Obviamente apoyada por mi familia, pero es todo un reto estabilizarte. Saber dónde comprar las cosas, saber moverte de un lado a otro, poder adaptarte a un nuevo entorno estudiantil. Siempre es duro porque aparte yo no llego en un punto de inicio como usualmente cualquier persona lo haría en una universidad nueva, yo llego en un punto intermedio donde ya, obviamente, están como ciertos grupos de personas y está como toda esta parte social desarrollada.

Pero aparte, creo que ha sido muy interesante porque me ha permitido conocer muchísima gente y creo que es lo que más me gusta de estas experiencias, que conoces muchas realidades diferentes o ajenas a la tuya y eso me parece maravilloso. No es una experiencia o algo que se pueda comprar, básicamente, sino que es algo que se tiene que vivir sea aquí o sea en mi ciudad.

¿Qué diferencias identificas entre Pereira y Valparaíso?

Pereira es un poco más grande que Valparaíso, pero a pesar de eso tienen muchas similitudes. Las diferencias vienen en pequeños detalles, por ejemplo, los micros que tienen diferentes precios si lo montas de estudiante, si lo montas solo para un viaje local o para un viaje directo. En Colombia simplemente pagas un pasaje, no importa dónde te bajes o si eres estudiante. En mi ciudad no se encuentra lo que aquí sería el mercado o las ferias. Si tú quieres encontrar precios iguales a los que aquí se encuentran en las ferias debes ir a la galería, que es donde se concentra todo el recibimiento de los cultivos de los agricultores. En general, es lo mismo, pero la forma de hacer lo mismo es el factor diferencial, es lo que cambia. Por eso, tampoco me he sentido muy ajena a la ciudad o a la cultura porque no es que sean dimensiones diferentes o con reglas diferentes, simplemente son pequeños aspectos que te hacen saber que no estás en tu ciudad. Pero, aun así, no te sientes ajena o extraña.

¿Qué expectativas tienes para el tiempo que te queda de intercambio?

Cuando llegué a Chile, llegué solo con expectativas. Porque, para decir verdad, es muy difícil predecir si algo pueda o no pasar. Y yo creo que esto es lo más chévere de todas estas experiencias, no saber qué puedes esperar, pero aun así cuando llegues, saber afrontarlo o saber disfrutarlo. Porque, igualmente, en todas estas situaciones vienen sus cosas buenas, que son las más importantes o las que más se deberían de valorar. Y pues para lo que queda de mi intercambio, espero seguir teniendo sorpresas y seguir viviéndolas de la manera correspondiente. Cada situación tiene la forma de presentarse en la vida de uno y cada situación tiene la forma de marcar o hacer una diferencia en este proceso tan interesante. Yo creo que lo mejor del intercambio es simplemente no saber qué puede llegar.

Por Paola Toledo
Vinculación con el Medio – Periodismo PUCV

22 noviembre, 2019

Comentarios

comments powered by Disqus