Las Cabras Movilizadas: estudiantes de periodismo crean medio de comunicación en el marco del estallido social

En medio del estallido social que ha vivido nuestro país desde octubre, un grupo de estudiantes de nuestra Escuela se ha organizado a través de una cuenta de Instagram para comunicar y visibilizar los diversos abusos registrados a lo largo del país. Javiera Valenzuela nos cuenta quienes son: “Las Cabras somos seis estudiantes de tercer año y amigas desde mechonas: Camila Castro, Catalina González, Nancy Jorié, Paulina Marín, Constanza Pinilla y Javiera Valenzuela”.

La cuenta se creó el sábado 19 de octubre, el mismo día que las manifestaciones llegaron a Valparaíso. “Yo creo que todes se despertaron, revisaron Instagram y se dieron cuenta de la cantidad de videos de represión en distintos sectores del país. Estábamos comentando todo eso en nuestro grupo de WhatsApp y a Nancy se le ocurrió hacer una cuenta para visibilizar todo lo que los medios tradicionales no estaban mostrando”, relata Paulina Marín sobre el origen de Las Cabras. “Además, las seis somos de diferentes partes, entonces podíamos aportar con reporteos desde nuestras zonas”.

En cuanto a la asignación de tareas, Nancy Jorié nos cuenta que trabajan de forma muy horizontal y espontánea. “Los primeros días podíamos estar las seis conectadas al mismo tiempo y como nos llegaban tantos mensajes, íbamos respondiendo apenas podíamos. Nos acostumbramos a trabajar así. Estos últimos días la intensidad ha bajado bastante, así que cuando tenemos tiempo actualizamos y respondemos”. 

La cuenta recibe aportes de muchas personas de distintos lugares que buscan difundir información, pedir registros de detenciones, entre otras cosas. En ese sentido, verificar la información es esencial. “Es un arduo proceso, antes de publicar el contenido debemos verificar la información en sitios oficiales. Cuando son testimonios, videos o fotos, les pedimos a nuestros seguidores las fuentes, ubicación, fecha y hora. Muchas veces no podemos subir el contenido que nos llega porque no logramos comprobar la información”, relata Constanza Pinilla.  

Las Cabras rápidamente comenzaron a tener seguidores gracias a la cantidad de información que compartieron, especialmente los primeros días y a que en su perfil, las personas podían ver lo que pasaba en muchas partes del país. Al respecto, Catalina González nos cuenta: “Fue cuático. Los seguidores empezaron a aumentar mucho en muy poco tiempo, casi mil por día. Los primeros días nos llegaban muchos mensajes y videos cuáticos, nos quedábamos como hasta las 3-4 de la mañana y aún así no podíamos responder todos los mensajes”.

Además, sobre la recepción del público añade: “La gente nos agradecía mucho, eso era bacán igual. A veces ni siquiera nos mandaban contenido, solo mensajes dándonos las gracias por lo que estábamos haciendo. Hoy ya tenemos más de 22 mil seguidores, gracias a que la gente difundió y que partimos con una cuenta de mil seguidores que tenía la Javi, pero que no ocupaba”.  

Las Cabras ha aportado información sobre lo que está pasando en el país, pero esto también ha sido difícil para ellas. Sobre esto, Camila Castro reflexiona: “Ha sido un proceso con muchas emociones distintas y al mismo tiempo. En el día podía estar marchando en las calles y sentirme bien por el ambiente que había (antes de la represión), ver a abuelitos, niños, todes con carteles manifestando sus demandas. En la tarde llegar a la casa, meterme al insta y ver una cantidad de videos, testimonios y fotos de represión y de injusticia que me hacían sentir rabia e impotencia. Ver tanta violencia, ya sea en vivo o  a través de redes sociales, ha repercutido en un desgaste psicológico súper grande, pero como lo dijimos antes, los mensajes agradeciendo nuestro trabajo y ver a tanta gente luchando a pesar de todo, era reconfortante”.

Al respecto, Javiera Valenzuela añade: “el mismo día que creamos el insta salí a manifestarme, fui a Viña primero y después a Valpo. Las primeras semanas marché todos los días y sacaba fotos para subir a la página. Viví la represión a diario, terminé acostumbrándome a tener que correr y a andar con agua con bicarbonato y limón en la mochila. Es bacán sentirte partícipe del cambio, pero cansa física y psicológicamente. Tener que ver cientos de videos al día cansa todavía más. Igual llena el corazoncito que la gente valore ese sacrificio”.

La cuenta es: @lascabras_movilizadas

En la foto, de izquierda a derecha: Javiera Valenzuela, Nancy Jorié, Camila Castro, Catalina González, Paulina Marín y Constanza Pinilla. 

Por Paola Toledo.
Vinculación con el Medio – Escuela de Periodismo PUCV

5 diciembre, 2019

Comentarios

comments powered by Disqus