Martín Anguita Cea, ex alumno: experiencias en contexto de interculturalidad

Santiaguino de nacimiento, pero viñamarino desde los nueve años y apasionado por el fútbol durante toda su vida, fue jugador de Santiago Wanderers hasta los 17 años. Durante su paso por nuestra Escuela, realizó un intercambio estudiantil a Cali, Colombia. Luego de titularse de periodista en 2018 emprendió un viaje a África junto a su novia, lugar donde crearon el blog Pelota de Queso, dedicado a registrar sus vivencias en ese continente y en otros espacios, para pensar sobre su cultura, así como para conocer y comprender a otras. Actualmente, vive en un pueblo de Francia. Conversamos con él sobre sus motivaciones personales, su experiencia intercultural y las posibilidades asociadas al periodismo.

 

¿Cómo surge la idea de irte a África?

No fue una idea que se me ocurriera a mí, sino a mi polola (Amelia Cerdan). Ella tenía que hacer una pasantía por su carrera y me preguntó si quería que nos fuéramos a Acra, la capital de Ghana. Entonces, como joven recién egresado, quise aventurarme y dije ‘bueno, me voy’, desconociendo totalmente cómo era este continente. A los tres días de titulado, en agosto de 2018, tomé el avión para allá, llegando prácticamente sin nada. Nos quedamos hasta mayo de 2019.

¿Cuáles fueron tus primeras impresiones?

La realidad del país era totalmente diferente a la de Chile. Por ejemplo, el idioma, ya que oficialmente es el inglés, pero en realidad no lo escuchabas nunca en la calle, porque en Ghana se hablan más de 250 dialectos. El clima también, porque hacía bastante calor, la forma en que las personas entienden la vida, cómo la sociedad ve a las mujeres y la forma en que ven a los extranjeros. Otro aspecto que me chocó mucho fue que a veces había una semana entera que estábamos sin agua, internet o electricidad.

El blog Pelota de queso fue creado por Martín y Amelia Cerdan.

¿A qué te dedicabas allá?

Allá tomé clases para mejorar mi inglés, las que fueron gratis. Hice asesorías para las redes sociales del centro cultural de la Alianza Francesa. Trabajé como voluntario en una organización que utilizaba el fútbol como herramienta de empoderamiento social, por lo que fui entrenador, lo que me permitió adentrarme más en los pueblos y conocer más la realidad local. Después, tuve la posibilidad de trabajar como intérprete para la Cámara de Comercio de España, con algunas visitas y reuniones que tenían pactadas españoles para hacer negocios con gente de Ghana.

Durante el tiempo que estuviste en África crearon un blog llamado “Pelota de Queso” ¿Con qué finalidad nace este proyecto?

Es un blog que surgió con la intención de contarle a mis amigos y familia sobre cómo era vivir en África y poder registrar las vivencias en ese continente. En su momento, también tuvo una motivación si se puede decir comercial para conseguir colaboraciones de otras personas que estuvieran viajando, siempre con la perspectiva o visión de la realidad de cada uno. La idea era generar un debate que surgiera en base a quiénes somos y hacia dónde vamos. 

 

Vivir en Francia

En mayo de 2019, Martín volvío a Chile, donde entre otras cosas, estuvo en la Fundación Fútbol Más -organización que utiliza el fútbol como herramienta para fortalecer a las comunidades locales- lugar donde había realizado su práctica profesional. 

Luego de un tiempo en nuestro país, decidió volver a emprender viaje: “En todo ese tiempo Santiago comenzó a cansarme, así que como mi polola es francesa tomamos la decisión de irnos a Francia y comenzar a abrirnos camino en ese país”.

¿Qué te impulsó a irte a Francia y cómo ha sido vivir allá en este tiempo?

Básicamente dejamos Chile para buscar una mejor calidad de vida. Buscaba una forma de vivir más tranquila y Santiago no nos podía brindar eso. Llegamos a un pueblo llamado Foix, cerca de la frontera con España, en Los Pirineos, con una vegetación maravillosa y al lado de las montañas.

Vivir en Francia es otro nivel. De partida la conectividad que hay en todo el país es excelente, el sueldo mínimo te alcanza para vivir tranquilo y bien, ahorrar, arrendar una casa. En definitiva, vives con seguridad. Creo que la gente es más respetuosa entre sí y me agrada el estilo de vida tranquilo de los pueblos y ciudades pequeñas del país.

Martín y Amelia en Francia

¿Cuáles son tus planes en Francia?

Actualmente estoy colaborando de manera freelance para un sitio de notas deportivas de Instagram llamado Catenaccio.

He aprendido francés lentamente. Justo había quedado en un trabajo antes de que comenzara la pandemia de COVID-19. Ahora estoy buscando trabajo nuevamente, aunque ya tuve algunas entrevistas online.

Por el momento no tengo intenciones de volver a Chile. Hace poco me integré al equipo de fútbol del pueblo y mi idea es proyectarme para hacer un curso de entrenador acá. Quiero aprender bien el idioma, porque es una lengua difícil y quiero integrarme a la cultura francesa.

¿Qué le dirías a quienes tienen pensado expandir sus horizontes hacia otros lugares o trabajos?

Más que decirles que se vayan, es que siempre hagan lo que les gusta. A pesar de los problemas, siempre hay forma de abrirse paso para conseguir lo que uno quiere. Hay que ingeniárselas, siempre hay alguna forma. Tomar las decisiones libremente, porque esto marca la esencia de cada persona y así decirse uno mismo al final del día: ‘Aquí es donde tengo que estar’.

En ese sentido, periodismo te permite conocer un poco de todo. Nadie dice que no se pasa mal, porque en un inicio sí y muchas veces estamos acostumbrados a contar lo bonito solamente, pero todo es parte del camino y del crecimiento personal. El hecho de compartir con alguien que no es de tu país, como mi polola te demuestra que somos muy similares y distintos a la vez. 

 

 

Por Alger Montenegro

Vinculación con el Medio – Periodismo PUCV

11 mayo, 2020

Comentarios

comments powered by Disqus