Rafaella Zuleta: “los voluntarios y voluntarias son el alma de proyecto CUVIC”

Hablamos con Rafaella Zuleta, exalumna de la Escuela de Periodismo y actual coordinadora de voluntarios y voluntarias de proyecto CUVIC. Ella nos cuenta la importancia de los voluntarios y cómo el trabajo en equipo lo es todo para ellos.

¿Cómo llegaste a proyecto CUVIC?

Llegué a través de un llamado de María Paz y la profesora Daniela para participar en el proyecto CUVIC. Yo había trabajado antes con ellas durante el año 2015 por el centro de estudiantes, y me tocó trabajar muy de cerca con ellas dos en vinculación con el medio también, de hecho trabajamos en actividades como la jornada de talleres de comunicación para organizaciones sociales que después las continuamos haciendo en CUVIC, entonces fue el primer acercamiento que tuve con ellas, además fue una experiencia súper grata.

Cuando me llaman de este proyecto, me explican de que se trata y yo digo si, enseguida. Era un proyecto que me llamó mucho la atención, porque yo hice mi tesis en Laguna Verde sobre el rescate de la memoria con periódico local y era un trabajo que me había encantado, y cuando me cuentan de proyecto CUVIC dije de inmediato que sí, porque esto va en la línea de lo que me gusta, la comunicación social y del trabajo en los territorios.

¿Entonces estuviste desde el inicio de CUVIC?

Exactamente, ellas me invitaron a participar a fines del año 2016 y ahí comenzamos a trabajar juntas hasta el día de hoy.

¿Cómo ha sido tu experiencia siendo parte de CUVIC?

Excelente, yo creo que tenemos un grupo tan lindo que, si bien tenemos jerarquías por el tema de la institucionalización y sabemos cuáles son límites de cada rol, es un trabajo que realizamos conjunto tanto las profesoras como los voluntarios y voluntarias, las organizaciones, la comunidad escolar y yo. Todo el grupo de trabajo es muy colaborativo.

Es un lugar súper grato, si alguien comete un error o nos equivocamos, siempre estamos acompañándonos y ayudándonos, tratando de revertir esa situación, siempre se da ese ambiente súper grato que es más de familia. Tratamos que no sea solo trabajo, también generamos espacios para saber cómo estamos, sobretodo en estos tiempos de pandemia que no podemos vernos, porque nosotros generalmente nos juntábamos una vez al mes en una reunión de todo el equipo y después nos dividíamos en mini reuniones con el equipo específico de cada actividad, entonces no vernos cuesta igual.

Cuando veo a los chicos por Zoom, antes de empezar el trabajo, conversamos media hora para saber cómo estamos, cómo está la familia, porque hay lazos que se van creando, y personalmente yo valoro mucho eso. Tener un vínculo tan fuerte, entre nosotros como equipo y entre las organizaciones, eso yo creo que es lo que más rescato.

¿Cómo funciona el voluntariado en CUVIC? ¿Existe algún proceso para unirse?

Nosotras al comienzo de esto hicimos un llamado a participar, también hemos hecho llamados personales a personas que creemos les puede interesar, pero también es abierto, aunque hemos hecho pocas convocatorias abiertas porque nuestros grupos de trabajo son más bien reducidos.

Ha llegado gente porque los mismos voluntarios han traído a sus amigos, algunos se han interesado en lo que hace CUVIC y nos contactan, la verdad es que no hay que cumplir con algún protocolo o requisito para entrar a CUVIC, aunque el único “requisito”  es que tengan ganas de participar, la buena onda del trabajo y tener disposición para trabajar en los proyectos que tenemos.

¿Cuántos voluntarios hay actualmente?

Voluntarios activos hay entre diez y doce, pero a lo largo de CUVIC ha habido más de 20. Hay algunos que se han titulado incluso, y algunos de ellos nos siguen ayudando, entonces nosotras decimos “una vez CUVIC, siempre CUVIC” es como nuestro lema, es una insignia. Con los que se han ido seguimos en contacto y es súper lindo mantener esa relación. Actualmente estamos con un número más reducido de voluntarias y voluntarios pero seguimos bien y participando porque se entiende que en esta época puede ser más difícil. Pero por ejemplo tenemos a algunos que están desde el inicio como Solange Pascal que está desde el principio en CUVIC.

Y por el momento ¿están abiertos a recibir más voluntarios?

Por el momento no, yo creo que seguiremos con el grupo afianzado que tenemos, más que nada porque conocen a las organizaciones con las que trabajamos y a las comunidades escolares, pero en cualquier momento podemos hacer un llamado y van a ser todos y todas bienvenidas, siempre y cuando tengan ganas de participar y compromiso, porque CUVIC nace con la idea de mantener en el tiempo este vínculo con las organizaciones y las comunidades ya que a lo largo de la carrera se da mucho de que hay que hacer trabajos con organizaciones sociales, entonces uno hace una intervención y luego esas organizaciones quedaban en la nada, porque se hacía esta intervención por el ramo una vez y nada más, entonces CUVIC lo que viene a hacer es a realizar un trabajo permanente, trabajamos con las mismas organizaciones hace tres años, desde que existimos. Buscamos mantener esos vínculos de colaboración continua, lo que no quiere decir que no hayamos trabajado con asignaturas, porque también lo hemos hecho, han resultado actividades muy bonitas, pero la idea es ir mezclando todo esto.

¿Cuáles creen que son beneficios de participar en proyecto CUVIC?

Cuando converso con mis ex compañeros de generación y les cuento de CUVIC siempre me dicen ojala hubiera existido cuando yo estaba en la escuela y yo pienso lo mismo, no puedo hablar por los voluntarios y voluntarias, pero en las cápsulas que subimos uno puede ver que rescatan la experiencia previa de la profesión, yo creo que eso es un plus muy importante, porque es poner en práctica tu profesión mientras aún estás en la carrera, y yo creo que es una ventaja porque se aprenden cosas quizás antes de lo que deberías.

También rescato que como en el equipo hay chicos y chicas de distintas generaciones, los más grandes ayudan a las personas que son de generaciones más pequeñas, entonces van aprendiendo en la enseñanza y en el aprendizaje.

Además, algo muy importante que se aprende en CUVIC, y que yo creo sirve para la vida, es el trabajo en equipo, sobretodo en una sociedad  que está muy individualizada. Hay personas que salen de la universidad y les cuesta mucho el trabajo en equipo, porque aunque tú quieras o no, en los empleos se trabaja en equipo, así que eso rescato de CUVIC.  El trabajo en equipo que nosotros generamos es colaborativo, los chicos nunca trabajan solos en un proyecto, siempre son dos o más persona, siempre hay ayuda y apoyo, siempre tratamos de que el trabajo en equipo sea la insignia de todas las actividades que hacemos.

Me imagino que por eso mismo las relaciones que se forman dentro de CUVIC son más que solo de trabajo…

Si, de hecho los mismos chicos llevan a sus amigos a ser voluntarios, entonces se forma una dinámica súper entretenida. Yo siento que son como mis primos, es como una familia bien grande y nos tenemos mucho cariño, son muchos años trabajando juntos y los lazos se fortalecen. Tratamos de crear instancias que no son solo de trabajo, hemos hecho ya dos veces picnic, que los organizamos en la misma escuela, y son momentos para compartir y reír, para contarnos cómo están, si necesitan algo, entonces yo creo que todas esas instancias las valoran mucho, y yo también las valoro porque es como decir que voy a trabajar, pero en verdad lo paso súper bien, hacemos cosas súper interesantes, trabajamos desde niños, niñas, adolescentes, adultos mayores, entonces hay todo un abanico que uno puede elegir.

¿Qué significan los voluntarios para CUVIC?

El trabajo de los voluntarios es todo, nosotras siempre lo hemos dicho con las profesoras Daniela y María Paz, los voluntarios y voluntarias son el alma del proyecto CUVIC, son este motor que junta todos los engranajes que va haciendo funcionar todo CUVIC, sin ellos no podríamos hacer nada.

Estoy súper agradecida de su tiempo, todos son muy buenas personas. Los voluntarios y voluntarias, además de que todos son súper secos en la universidad, son muy buenas personas, tienen mucha disposición, son muy amables, muy confiables y abiertos a las actividades, tienen mucho ángel para trabajar con las distintas organizaciones, y yo creo que eso es lo que más rescato y me encanta trabajar con ellos, espero las reuniones para poder conversar y reírnos todos juntos.

 

 

Por Maira Campos

17 julio, 2020

Comentarios

comments powered by Disqus