Entrevista a Natalia Orellana, ex alumna: “La comunicación debería estar al servicio de todo tipo de iniciativas e intervenciones sociales para que estas logren mayor incidencia”

 

En nuestro país, 2011 fue un año marcado por las manifestaciones de cientos de estudiantes que salieron a las calles para protestar contra el sistema educacional chileno. Bajo el lema de “educación gratuita y de calidad”, se rechazaba la amplia participación del sector privado en contraste con la del Estado, lo que provocó el endeudamiento de las familias en la búsqueda de un mejor futuro para sus hijos. 

Esta no fue la primera vez que los estudiantes alzaron la voz por lo que consideraron injusto, y en la historia reciente este movimiento ve su inicio en 2006, conocido como la Revolución Pingüina. Si el gran logro en esa primera etapa fue el reemplazo de la LOCE (Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza) por la Ley General de Educación, el del 2011 fue la Gratuidad en la educación para estudiantes más vulnerables y que durante este 2020 permite la permanencia de más de 300 mil estudiantes en sus casas de estudio, sin representar un endeudamiento millonario. 

En ese contexto nace Ocides, fundación de la cual nuestra ex alumna Natalia Orellana es presidenta y directora ejecutiva y que busca promover, difundir e implementar iniciativas de educación y orientación a lo largo de la vida para ampliar el potencial de las personas y mejorar sus oportunidades.

La fundación

Natalia Orellana egresó de nuestras aulas el 2006 y desde entonces se ha desarrollado en el mundo de la educación superior, llegando a obtener un Magíster en Educación Superior de la Universidad de Kassel (Alemania). En esta entrevista nos contó sobre el trabajo e la Fundación y el vínculo entre la comunicación y la educación. 

-¿Cómo nace Fundación Ocides?

Nace en 2011 como una organización de cooperación en educación superior con el objetivo de problematizar la relación educación superior-mundo del trabajo desde una postura crítica y basada en evidencia, centrada en el protagonismo de las personas en sus proyectos de vida. Esto, en desmedro del protagonismo del mercado como eje articulador de políticas, discursos y prácticas educativas de nivel terciario. 

-¿Cómo comenzó su labor?

-Nuestra primera acción fue crear el Encuentro Bienal de Educación Superior y Mundo del Trabajo “BESTRA”, para establecer puentes entre la política pública, la investigación especializada y la práctica educativa en el nivel terciario. Rápidamente nos convertimos en el evento colaborativo más grande de la temática en Chile. Actualmente se realiza cada dos años, en los cuales una institución de educación diferente asume su liderazgo como anfitrión y recibe apoyo de otras instituciones. 

 -¿En qué consiste el trabajo que realizan?

-Consiste en promover, difundir e implementar iniciativas de educación para la carrera y orientación destinadas a activar y ampliar el potencial de familiar, grupos y comunidades, especialmente aquellas vulnerables. Esto se concreta en la realización de acciones colaborativas destinadas a la construcción de capacidades en educación superior y en los servicios que brindan orientación vocacional y profesional. Así como también por nuestro trabajo en materia de promoción de una estrategia nacional de desarrollo de carrera y orientación a largo de la vida en Chile.

Educación y comunicación 

-¿De qué manera puede aportar la comunicación en el proceso educativo de estudiantes de sectores vulnerables?

-La comunicación social podría aportar desde múltiples ángulos. Para mi el más relevante es en materia de visibilización de la diversidad propia de nuestras sociedades. Potenciar la conciencia de nosotros mismos; de la relevancia del enfoque intercultural, por ejemplo. No obstante, ocurre todo lo contrario en los medios de comunicación masivos: el establecimiento de agenda o la jerarquización de temas como los más relevantes o “los temas” es demasiado estrecho y superficial. 

-¿Cómo se manifiesta eso en términos prácticos?

-Se observa a simple vista en los discursos hegemónicos sexistas, neoliberales y colonialistas que suelen estar a la base. Eso, justamente, en lugar de contribuir a la educación, me parece una forma de castrar o alienar. La comunicación debería estar al servicio de todo tipo de iniciativas e intervenciones sociales para que estas logren mayor incidencia, a ser más y mejor comunicadas. La comunicación puesta al servicio de los estudiantes vulnerables debería constituirse como un mecanismo de amplitud de horizontes, de acceso a la cultura y de observación de fenómenos sociales que marcan cada contexto.

-¿Qué papel ha tenido la comunicación en los procesos reivindicatorios levantados durante las manifestaciones estudiantiles en Chile?

-Ha sido clave, pero me refiero a la comunicación estratégica desarrollada por las comunidades estudiantiles movilizadas, al trabajo comunicacional de los centros de estudiantes que supieron cómo posicionar problemáticas que la prensa masiva estaba sistemáticamente pasando por alto. Pues, los datos acerca de la crisis de la educación superior chilena y su característica como referente internacional de desregulación, altos costos, amplia privatización de la oferta y calidad altamente heterogénea, eran recogidos por informes de diversos organismos internacionales y locales. 

-¿Cuál es el desafío del periodismo en cuanto a temáticas de educación?

-El principal desafío es ampliar y profundizar el enfoque respecto de las temáticas de educación. Pues se trata de aspectos complejos y generalmente multidimensionales que no logran ser captados con la búsqueda de una cuña breve o una entrevista simplona (reproductora de los discursos dominantes o bajo análisis crítico). El periodismo podría ayudar mucho en potenciar un diálogo virtuoso entre la política pública, la investigación y la práctica educativa, partiendo por identificar que todos ellos son campos de acción diferentes y con motivaciones variadas -muchas veces en disputa-, cuyo tratamiento integrado contribuye a abordar las temáticas educativas evitando caer en la superficialidad, muy frecuente en la comunicación masiva nacional.

Conversatorio 25 años de Periodismo PUCV

Natalia fue una de las panelistas en el conversatorio online “Comunicación y Educación: un diálogo urgente”, el cual se realizó en julio de este año con motivo de la celebración de los 25 años de Periodismo PUCV. Revisa la participación de la ex alumna en nuestro canal de Youtube

 

Por Paola Toledo

Vinculación con el Medio

9 octubre, 2020

Comentarios

comments powered by Disqus