Daniel Moraga sobre su intercambio en el País Vasco: “Fue una montaña rusa”

Actualmente cursa el cuarto año de su carrera y durante seis meses tuvo la oportunidad de estar de intercambio en Bilbao, España. Se trata de Daniel Moraga, quien se aventuró en una experiencia inolvidable y enriquecedora dentro de su proceso formativo.

La Universidad del País Vasco “o como la llaman allá, la Euskal Herriko Unibertsitatea”, según detalló el estudiante, fue su casa de estudio durante seis meses. Daniel comentó que su elección por este recinto se debió a su prestigio y porque muchos periodistas españoles han salido de ahí. Y es que bajo el lema “Dalo y difúndelo”, que es un verso del “Gernikako Arbola” -un himno vasco del siglo XIX-, por sus aulas pasaron profesionales como Patricia Gaztaña o Iñaki López.

Para Daniel, el comienzo de su intercambio no fue fácil, pero con el tiempo pudo sortear con éxito las dificultades de un proceso como este. 

 

¿Cómo fue el proceso de integración al nuevo ambiente?

Fue bastante complicado, más que nada porque me costó integrarme no sólo a la universidad, sino que a la ciudad misma, a Bilbao. No fue sencillo, pero logré acostumbrarme a todas las cosas nuevas que me rodeaban, a una cultura que si bien no es completamente distinta a la que tenemos acá, sí tiene sus variables que a uno le pueden  abrumar. El proceso, en general, fue una montaña rusa, pero pude conectar con la gente vasca y logré hacerme buenos amigos y amigas.

 

Más allá de lo académico

Para el estudiante de nuestra Escuela los principales beneficios de este proceso radican en aquel conocimiento que se obtiene más allá del paso por las aulas y que lo acompañarán en todo ámbito de su vida. 

Daniel en Lisboa durante uno de los viajes que realizó durante el intercambio.

¿Qué elemento destacarías de tu intercambio?

Lo que más destaco es, sin duda, todo lo que pude aprender y conocer para mí, para la vida, cosas importantes que antes no tenía conocimiento. Habían cosas que no sabía hacer como cocinar, lavar, limpiar, movilizarme solo. Es la primera vez que viajaba solo y que viajaba fuera del país, entonces, aprendí tantas cosas de golpe que al principio fue un puñetazo de información por así decirlo. Aprendí sobre nuevas culturas, la vasca en este caso, y aprendí sobre distintas formas de vivir y también muchos valores para mi propio crecimiento.

¿Qué aspectos culturales te llamaron la atención?

Ellos tienen una historia y un sentimiento respecto a su cultura y todo lo que viene detrás. Hay tantos temas sobre el País Vasco que a mí me fascinó, el idioma euskera es tan enigmático a su vez que llama a la persona extranjera de una forma muy interesante. No quise aprender el idioma porque es tremendamente difícil y en seis meses no lo iba a conseguir. 

¿Cuales fueron las dificultades de este proceso?

Una de las cosas más difíciles fue integrarme y adaptarme, pero esto también radica en lo solo que me sentía, por así decirlo, porque estaba lejos de mi familia. Eso fue lo que me afectó fuertemente los primeros dos meses y era ese sentimiento de soledad, de angustia, de extrañar a mis seres queridos. Pero duró dos meses y luego aprendí a estar solo, fue algo difícil de soportar al principio, pero que luego pude sobrellevar.

Otro de los destinos que visitó durante su estadía en Europa fue Londres.

¿Qué consejos le darías a quienes estén pensando hacer un intercambio?

Que si llegan a estar en una situación como en la que yo estuve durante los primeros meses, en los que me sentía angustiado, que no se rinda y siga con el intercambio sí o sí, las cosas desmotivantes pasan y al final vale la pena. En algún momento quise cancelarlo, pero me alegro de no haberlo hecho. Creo que también aprendí mucho de esos momentos difíciles y mi consejo es que se si alguien lo llega a pasar mal, deje que eso pase y aprenda de eso porque después va a valer mucho la pena. Sonará un poco raro quizás, pero ese es mi consejo, sobrellevar las dificultades y jugársela.

¿Recomendarías esta experiencia?

Por supuesto que sí, no hay cosa que recomiende más que hacer un intercambio si se tiene las facilidades para poder hacerlo. Si se presenta la oportunidad, háganlo, porque es una forma de aprender tantas cosas, experimentar tantas cosas y vivir nuevas experiencias, no sólo por lo que se puede aprender en la universidad. 

 

Por Paola Toledo López

Vinculación con el Medio – Periodismo PUCV

 

Foto principal: Daniel en San Sebastián, País Vasco.

10 noviembre, 2020

Comentarios

comments powered by Disqus