Elizabeth Rojas, estudiante del Magíster en Comunicación PUCV: “Este programa ha implicado un trueque constante de visiones que me han permitido crecer”

Licenciada en Comunicación de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México, Elizabeth Rojas Estrada valora su elección de profundizar sus conocimientos a través de un postgrado en el extranjero. Estudiante destacada de la generación 2019 del Magíster en Comunicación de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, acaba de entregar su Trabajo de Graduación y, desde su país natal, destaca la experiencia de vivir en Chile y lo entregado por el Programa para su desarrollo personal y profesional.

¿Cómo ha sido la experiencia de vivir y estudiar fuera de tu país natal?

No fue fácil cambiar de hemisferio, pero agradezco enormemente esta travesía entre las aulas y las calles chilenas, entre el desierto y la cordillera. Este itinerario de viaje ha trastocado mi forma de mirar, sentir, hablar e incluso de aprender con otros. Ahora guardo palabras como “pololo” o “pichintún”, he visto el amanecer en Rapa Nui y escuché al pueblo chileno el día que despertó. Estos meses, además de ser una experiencia académica sumamente enriquecedora, han sido andanzas vitales, pues me enamoré de Gabriel Ballesta en la biblioteca de la Casa Central, él llegó del otro lado del mundo para hacer una estancia académica. No nos conocíamos, pero Chile nos encontró.

¿Cómo fue, como extranjera, estar viviendo en Chile durante el Estallido Social de 2019? ¿Lo viste venir durante los meses que llevabas en el país?

Alguna vez caminé por uno de los cerros de Valparaíso que no aparece en las guías de viajes, allí escuché relatos que había guardado antes en México, en el desierto colombiano y en los caminos de El Salvador. Así que cuando comenzó el Estallido Social reconocí ese sentir, porque creo que se comparte desde el Río Bravo hasta la Patagonia; en momentos distintos, con otras consignas o colores, pero está ahí.

Escribí todo lo que vi y escuché en esas semanas, lo que sentí en el toque de queda. Nunca olvidaré la tarde que escuchamos “El derecho de vivir en paz” sonando en todo el cerro, miré a Gabriel y le dije: “tienes que recordar este momento”.

 ¿Cómo sientes que es percibida la educación chilena en México?

Como la más avanzada e innovadora en la región, por tanto, es un buen destino para estudiar.

Dentro de todas las opciones de estudios de postgrado que debes haber encontrado, tanto en México como en América Latina, ¿Por qué elegiste Chile y el Magíster en Comunicación de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso?

Ahora siento que todo ocurrió súbitamente. En un primer momento, decidí que debía continuar con mi formación académica, así que busqué opciones en mi país. Estaba trazando un plan cuando apareció la convocatoria de la Agencia Chilena de Cooperación Internacional y me acordé de la primera vez que visité Chile en 2015, sentí que debía caminar más por el país de Violeta Parra, ahora sé que tenía que estar en julio.

Si opté por el Magíster en Comunicación de la PUCV fue por el plan de estudios, que me parece riguroso en términos científicos, y a su vez flexible, porque ofrece un abanico de posibilidades para abordar distintas problemáticas comunicacionales.


¿Qué tema desarrollaste en tu Trabajo de Graduación y por qué lo elegiste?

Elegí conocer los encuadres noticiosos predominantes en el enfoque y tratamiento realizado por la prensa digital mexicana sobre un caso de feminicidio, debido a que considero que el espacio mediático dedicado a la violencia no compensa el tratamiento informativo que se le da, ya que los titulares sensacionalistas, el abordaje espectacularizado, los relatos que relativizan los hechos, entre otros recursos, contribuyen a la atenuación de fenómenos sociales graves, como el feminicidio.

Sin embargo, todas estas formas de cuestionar las miradas informativas que enfocan la existencia humana no las conocía, hasta que entré a la clase de la Dra. María Soledad Vargas. A partir de ese momento, puse en duda mi lectura habitual de los objetos periodísticos, no podía sino acercarme a ella y aprender más. Amablemente me compartió el camino que ha transitado y los planteamientos que ha heredado y desarrollado con la Dra. Amparo Moreno Sardà.

¿Estás conforme y satisfecha con tu elección de estudiar en el Magíster en Comunicación PUCV?

Sin duda. Este programa ha implicado un trueque constante de visiones que me han permitido crecer. Agradezco cada ramo.

¿Qué es lo que más destacas de tu experiencia de estudiar en el Programa?

La planta docente. Es gratificante entrar a un aula y saber que quien la dirige tiene altas expectativas sobre la clase. Por ejemplo, vivir una cátedra de la Dra. Daniela Lazcano es un ejercicio que no termina en la puerta de la facultad: te descubres caminando con una maraña de reflexiones que te transforma.

Ya estando en el cierre de tu etapa en el Magíster, ¿cómo te proyectas profesionalmente?

Tras esta experiencia mi proyecto de vida ha cambiado. Encontré en la investigación y la docencia un camino sugerente para transitar acompañada, por lo que un doctorado es el siguiente paso.

 

 

19 noviembre, 2020

Comentarios

comments powered by Disqus