Investigadores PUCV se adjudicaron dos de los cuatro Fondos COVID-19 entregados por ANID en la región

Académicos Claudia Mellado y Jorge Olivares, elaboraron propuestas que apuntan a entender y enfrentar la pandemia del Coronavirus.

 

Los investigadores de la Escuela de Periodismo y del Instituto de Biología PUCV, Claudia Mellado y Jorge Olivares, se adjudicaron Fondos de Investigación Científica COVID-19 otorgados por ANID, entregados a proyectos que contribuyen a manejar y comprender las causas y efectos de la crisis sanitaria provocada por el Coronavirus. Los proyectos, que podían postular a recibir un financiamiento máximo de $90 millones, fueron seleccionados entre 1.056 propuestas recibidas a nivel nacional en un plazo de solo 23 días.

Este logro cobra mayor relevancia, considerando que solo cuatro propuestas fueron adjudicadas en la Región de Valparaíso. Al respecto, en la postulación que consideró un financiamiento total de $2300 millones, participaron investigadores/as de centros, universidades y otras instituciones dedicadas a la investigación científica de todo Chile, que hicieron llegar propuestas orientadas a la toma de decisiones o por ser un aporte en el control de la crisis sanitaria, las que fueron evaluadas por 86 especialistas distribuidos en ocho paneles.

En esta línea, el Ministro de Ciencia, Andrés Couve, y la directora nacional de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, ANID, Aisén Etcheverry, coincidieron en que las iniciativas seleccionadas representan la diversidad y la gran capacidad de generación de conocimiento que hay en nuestro país.

CLAUDIA MELLADO

La Doctora en Comunicación y periodista, Claudia Mellado, ha desarrollado un destacado trabajo de investigación en líneas vinculadas al periodismo, como son la Investigación comparada, Roles profesionales y Prácticas periodísticas. A partir de esta trayectoria, elaboró una propuesta para los Fondos de Investigación Científica COVID-19, vinculada a su proyecto internacional Journalistic Role Performance Project (JRP), que estudia los modelos de periodismo en más de 40 países en el mundo, y que es liderada y financiada desde lo logístico por la Universidad.

Sobre la adjudicación, señaló: “La postulación que  lideramos desde la PUCV y que nos adjudicamos junto a los profesores Rodrigo Alfaro de Ingeniería Informática, Luis Cárcamo de la UACH, Daniel Hallin de la Universidad de California de San Diego y destacados colegas de otros siete países, es una gran oportunidad y, al mismo tiempo, un merecido reconocimiento que ANID hace respecto del liderazgo de nuestra Universidad en internacionalización. Además de Chile, nuestro proyecto COVID incluye a EE.UU, Alemania, México, Brasil, España, Inglaterra, Corea del Sur y Japón, formando a más de una docena de alumnos de doctorado”.

“Específicamente, nuestro estudio monitoreará los efectos que factores políticos, económicos y sociales tienen en la calidad de información generada en situaciones de crisis por los medios más leídos, vistos o escuchados por la audiencia en distintos continentes, comparando sus plataformas tradicionales con las redes sociales, las cuales han sido altamente criticadas por generar comportamiento riesgoso de la ciudadanía, así como desinformación y falta de confianza entre los distintos estamentos sociales”, agregó.

“Se trata de un tremendo desafío, pero lo asumimos con muchas ganas y responsabilidad. Generar sistemas de análisis y monitorización automatizada de la performance los medios en diferentes contextos, y a su vez, analizar la realidad chilena en un contexto comparado es, sin duda, fundamental a la hora de comprender el rol que cumplen los medios ante situaciones de crisis sanitarias y su potencial impacto en la salud de la población, así como también en las decisiones de autoridades, del mundo privado y de los ciudadanos”, destacó la investigadora de la Escuela de Periodismo PUCV.

JORGE OLIVARES

El doctor en Biología Molecular y académico PUCV, Jorge Olivares, ha desarrollado una línea de investigación en resistencia antibacteriana, focalizada en el rol que tienen los ambientes acuáticos en la dispersión y como reservorio de bacterias y genes de resistencia a los antibióticos. Esta línea le ha permitido a él y su equipo de investigación, a caracterizar el fenómeno de resistencia antibacteriana en el cultivo de salmones en Chile, a través de un proyecto FONDECYT. Además, participa como investigador asociado del núcleo milenio MICROB-R y como co-investigador de un proyecto del Centers for Disease Control (CDC, USA) donde se trabaja en la caracterización de bacterias resistentes a los antibióticos en ríos, plantas de tratamiento y aguas servidas en varias regiones de la zona central de Chile.

Sobre la adjudicación del Fondo de Investigación Científica COVID-19, Jorge Olivares, explicó: “La grave situación de la pandemia que vivimos, la restricción de movimiento entre las diferentes regiones y la seguridad del equipo de trabajo en el que participan estudiantes de magíster y doctorado, nos llevó a pensar que no podíamos quedarnos indiferentes ante esta situación y, aprovechando toda la experiencia ganada en dos años de investigación tomando muestras de diferentes matrices de agua, decidimos postular a los fondos de emergencia ANID-COVID para cuantificar la carga de genomas virales en las aguas servidas”.

“Por literatura se ha descrito que las personas que tienen el virus (sintomáticas y asintomáticas) son capaces de liberar partículas virales a través de la saliva, la orina y las heces, por tanto, gran cantidad de virus está siendo liberada a través de los baños de las casas. Uno de los grandes problemas de esta pandemia, es que sólo se hace la prueba de PCR para diagnosticar la presencia del virus en aquellas personas que presentan los síntomas o bien en personas que han estado en contacto estrecho con estas personas. Esto deja fuera totalmente a los portadores asintomáticos que, de igual forma, están dispersando el virus”, detalló.

“Estudios recientemente publicados por grupos españoles dan cuenta que es posible establecer una relación entre la carga viral determinada en las aguas servidas con la incidencia de casos en las personas. El presente proyecto busca la implementación de esta metodología adaptada a la realidad de Chile, permitiendo realizar una vigilancia del virus sin la necesidad de tomar muestras a un gran número de personas y dependiendo de la sensibilidad de la técnica se podría establecer ventanas de riesgo en la población. Las aguas servidas son un reflejo de los patógenos (bacterias, virus) que están circulando en la población, por tanto mantener una vigilancia permanente en esta matriz del virus SARS-COV-2, podría ser fundamental para declarar cuarentenas preventivas en ciertos territorios y de esta forma adelantarnos a una situación compleja y evitar así la diseminación del virus”, concluyó el investigador del Instituto de Biología PUCV.

Por Marcelo Vásquez, periodista VRIEA PUCV

6 julio, 2020

Comentarios

comments powered by Disqus