Alger Montenegro: “CUVIC llamó mi atención porque supe que podía explorar el área social del periodismo que tanto me gustaba”

Durante este semestre conversaremos con voluntarios y voluntarias del proyecto CUVIC, que recientemente egresaron de la carrera de Periodismo de nuestra Escuela. Ellas y ellos vivieron su última etapa formativa participando activamente de nuestra comunidad.

En esta ocasión, conversamos con Alger Montenegro, periodista PUCV, que actualmente trabaja en la Fundación Adultos Mayores Chile y es ayudante del Colectivo Universitario de Vinculación y Comunicación Ciudadana. En la entrevista, nos contó sus aprendizajes siendo parte del proyecto, cómo este influenció positivamente su desarrollo profesional, entre otras cosas.

 

¿Cuándo te uniste a CUVIC y cuáles fueron tus motivaciones?

Yo me uní a CUVIC el segundo semestre de mi primer año en 2017. Estábamos en clases y llegó la profe Dani junto a Solange, una de las primeras voluntarias. Nos contaron que la iniciativa trataba de vincularse con la comunidad y de otro tipo de periodismo del que yo no había escuchado nunca, porque para mí el periodismo era el de los medios, pero no tenía idea de que se podía trabajar desde las comunidades.

Por eso me llamó mucho la atención, porque siempre estuve interesado en lo social, entonces sentí que con eso podía abordar esa área que me interesaba. Luego revisé las redes sociales, envié el correo a Rafaella para unirme, y ahí empezó la historia de amor con CUVIC.

 

¿Cómo ha sido tu experiencia dentro de CUVIC? ¿qué enseñanzas y aportes te entregó?

Mi experiencia con CUVIC ha sido súper buena en todo sentido, tanto en la parte profesional y periodística, como en la humana. Siento que he aprendido muchas cosas junto al equipo del proyecto, me gusta mucho el clima que se genera y entrega muchas oportunidades para desarrollarse.

En este proyecto se trabaja con las personas, por lo que he podido aplicar los contenidos de las asignaturas de pregrado. También he podido desarrollar otras habilidades dentro del voluntariado que van más allá de lo profesional, como perder la vergüenza, conducir un programa o incluso el cómo llegar a la gente para hacer una entrevista, entre muchas otras áreas y cosas que siento que se complementan súper bien con mi formación.

 

¿Crees que esa experiencia repercutió de alguna forma en el proceso de tu titulación?

Sí, tuvo influencia. Siento que al ser todo en modalidad online hemos podido conectar más con nuestros gustos e intereses, más allá de la universidad. En ese sentido y como te decía, pude desarrollar diversas habilidades que me sirvieron en la práctica profesional, ya que pude desenvolverme mucho mejor, tanto en las distintas tareas que tuve que hacer como  conducir un programa y trabajar detrás de cámaras, y además a soltarse con las personas con las que trabajé. Al final, las herramientas que te da el voluntariado son transversales.

 

¿Dónde hiciste tu práctica?

Hice la práctica en la Fundación Adultos Mayores Chile, que es una organización que trabaja con personas mayores. Actualmente sigo colaborando con algunas cosas después de mi práctica. La verdad es que CUVIC también influyó mucho en ello, ya que entre los proyectos donde participé, siempre tenían relación con el trabajo con adultos. De hecho, me decían el “voluntario senior” porque cada vez que se lanzaba alguna actividad con adultos mayores, me metía. Es un área que me llena mucho.

 

¿Cambiarías algo de tu paso por CUVIC?

Quizás cambiaría el haberme involucrado más en el trabajo con niñes, ya que estuve centrado en ciertas áreas como el trabajo con personas mayores y medioambiente, pero no exploré mucho en los proyectos que involucran colegios. Me hubiese gustado participar en más instancias de este tipo.

 

¿Por qué te hubiese gustado incursionar en esa área?

Yo creo que uno desarrolla diferentes habilidades al trabajar con gente menor, uno va conociendo otro mundo. Se aprende a tratar a las personas o a dirigirse a las personas de manera distinta y también a sacarse muchos prejuicios que se tienen de la infancia. Yo siento que el mundo es muy adultocéntrico, vemos a las niñas y a los niños como seres que no tienen opinión o que no pueden expresarse, cuando tienen un montón de cosas que decir y por eso me llama mucho la atención. Ahí uno va conociendo nuevas áreas también y aprendiendo más de este mundo.

 

¿En qué te encuentras trabajando actualmente o en qué te has desempeñado últimamente?

Sigo de ayudante de CUVIC hasta enero y también estoy apoyando a la Fundación casi a tiempo completo con sus distintas actividades. Por ejemplo, la semana antepasada estuvimos conduciendo un programa por el día de las personas mayores. Fue un día entero, así como una maratón. También, trabajo con sus redes sociales, que es mucho de lo que hice en mi práctica, tanto en Instagram como en Facebook, Twitter y también TikTok, que se empezó a desarrollar justo cuando hice mi práctica. Además, desarrollo diferentes notas vinculadas a temas de las personas mayores y trabajo con el sitio web en WordPress. Entonces, uno va aprendiendo más cosas dentro de la misma práctica y aplicando otras que enseñaron en la Universidad.

En la fundación se hacen tres programas, uno es Viernes en Vivo en donde hablan de diferentes temas, el martes que es La Hora de los grandes, que lo conduce a una señora mayor y va dirigido hacia ellos también y ahí tengo que estar en el detrás de cámara redactando el guion, haciendo toda la producción, por decirlo así y un programa nuevo que ha empezado ahora los jueves que se llama La hora del té, en el que también hablan de diferentes cosas y ahí uno tiene que estar en el guion planificando el calendario de la semana. Son cosas transversales, que no solo sirven para esto sino que ahora lo piden en muchas partes.

Entonces, estoy enfocado en ver cómo funciona una fundación internamente, en el voluntariado de CUVIC y en la ayudantía CUVIC, estas son las tres cosas a grandes rasgos.

14 octubre, 2021

Comentarios

comments powered by Disqus